El veterinario de Benijófar acepta diez años de cárcel por asesinar a su mujer

Marcelo junto a su mujer en la clínica de Benijófar / D.V.

Marcelo Gurruchaga confiesa durante el juicio que acabó con su vida suministrándole anestésicos tras recibir presiones de la víctima

El veterinario Marcelo Gurruchaga, que en 2013 mató a su esposa en la clínica que ambos regentaban en Benejúzar, ha aceptado diez años de prisión tras confesar ante la juez y el jurado popular que acabó con la vida de su mujer de forma consciente y voluntaria suministrándole anestésicos y, posteriormente, incineró su cadáver.

La Audiencia Provincial –con sede en Elche- ha acogido este lunes el juicio contra Marcelo Gurruchaga, quien lleva cuatro años en prisión acusado de matar a su esposa en marzo de 2013. El cuerpo de la mujer, de 46 años,  nunca apareció puesto que, tal y como ha confesado, la incineró y desparramó sus cenizas.

El Ministerio Fiscal pedía 15 años de prisión por homicidio doloso con el agravante de parentesco pero finalmente el fiscal y el acusado han llegado a un acuerdo por el que Gurruchaga será condenado a diez años de cárcel.

El asesino confeso no deberá pagar indemnizaciones ni a los hijos de la pareja ni a los padres de la mujer asesinada, que han rehusado personarse en el juicio porque creen la versión del veterinario, que ha asegurado que recibió presiones de su mujer para que acabara con su vida.

Los hechos sucedieron el 27 de marzo de 2013 cuando el presunto asesino y su esposa, de 46 años, y que también trabajaba como auxiliar en la clínica,  se quedaron a dormir en el centro veterinario, ‘Pet Care  Veterinary Clinic’, ubicada en la Avenida Federico García Lorca de Benijófar.

Según recoge el escrito de acusación del fiscal, el veterinario agredió a su mujer hasta que la mató y, posteriormente, cargó el cadáver en el coche y se deshizo de él en un lugar desconocido.

En su primera versión ante la Guardia Civil, el veterinario aseguró que la mujer se había suicidado mediante  la ingesta de medicamentos y, una vez fallecida, decidió descuartizar su cadáver. Posteriormente, y es la línea que ha defendido durante su declaración ante la Audiencia Provincial, aseguró que su mujer quería acabar con su vida y en la noche que ocurrieron los hechos se había visto presionado por ella para practicarle una reducción de estómago en la clínica veterinaria.

Ha detallado que decidió esconder e incinerar el cadáver porque si se descubría que había practicado una operación en el quirófano de su consulta veterinaria perdería la licencia y con ella su única fuente de ingresos.

Está previsto que el juicio se dilate hasta el próximo 3 de marzo.

Publicidad

La cervecería El Cuartel organiza la I Concentración de Motos y Coches Clásicos en Dolores El evento se desarrollará durante la mañana del próximo domingo 2 de abril en las calles aledañas a la cervecería organizadora Dolores se convertir...
El CD Almoradí se aferra a la salvación tras ganar a la UD Rayo Ibense por 1-0 El Orihuela CF empató a uno a domicilio al colista Segorbe; y el Torrevieja perdió como visitante frente al Silla (0-3) La trigésimo quinta jornada...
Enfermería del Hospital Vega Baja participa en un proyecto de investigación sobre terapia Intravenosa Este programa reducirá el número de complicaciones que pueden surgir de la inserción y el manejo de los catéteres intravenosos El personal de enfer...
Detenido un hombre por obligar a una niña de 11 años de Almoradí a enviarle fotos sexuales El detenido, de 29 años, y natural de Cartagena, conoció a la menor en un chat de aficionados al manga a través de un app móvil La Guardia Civil de A...
Muere un varón despeñado en la Sierra de Callosa Imagen de archivo El fallecido, de 33 años, practicaba running de montaña por la sierra callosina Un varón ha muerto en el día de hoy tras sufrir ...
El PSOE reclama a Les Corts la ampliación de espacios en el Hospital Vega Baja  Los socialistas han presentado una Proposición No de Ley para  reivindicar inversión para adecuar los servicios y desarrollar los distintos departame...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*