Napoleón científico

A cara descubierta/ Mateo Marco Amorós

Fotografía/Joaquín Marín

En ocasiones nos tienta pensar en la posibilidad de habernos dedicado a otra profesión distinta a la Enseñanza. Haber sido, por ejemplo, carpintero. Mi tío Vicente Galbis, su familia, trabajaron muchos años y muy bien la madera. Aún nos gusta el olor de la madera. No obstante pensar en esa posibilidad nos resulta difícil porque desde que entramos en el colegio, con la suerte de haber tenido buenos maestros, estimamos la docencia. Por esto quisimos ser lo que somos.

Para nuestro añorado amigo Alfredo Rojas, impresor, la profesión de maestro estaba entre sus predilectas: La de maestro, la de médico y la de agricultor. Alfredo hubiera sido un buen profesional en cualquiera de ellas. Como lo fue en la suya. Y mucho escribiendo. Esto último no como profesión sino por afición labrada. De él, de sus valoraciones hacia nuestra también afición escritora, aprendimos mucho. Siempre lo diremos.

Sobre la posibilidad de ser otra cosa, dicen que Napoleón estando en Egipto lamentó no haber dedicado su vida a la ciencia. Se lo manifestó al matemático Gaspard Monge un día en El Cairo, inspeccionando una de las canteras cuyas piedras habían servido para la construcción de las pirámides. Se lo dijo estando en compañía de otro sabio, del naturalista Étienne Geoffroy Saint-Hilaire. “En Europa –dijo el General– soy un conquistador como Alejandro, pero me hubiera gustado más emular a Newton”. Nos lo cuenta de pasada Michael Allin en su curioso libro titulado “Zarafa” donde se narra, como reza el subtítulo, “La auténtica aventura de la jirafa que viajó a París desde el corazón de África”. De pasada porque esto de la jirafa viajera fue cuando la Francia de Carlos X, durante la Restauración posnapoleónica. Cuando Napoleón ya no era ni conquistador, ni Emperador, ni nada. Porque Napoleón –sus restos todavía en la isla de Santa Elena– ya no era.

Sí. A Napoleón, como manifestó ante algunos miembros del cuerpo de sabios o eruditos que le acompañaban, le hubiera gustado ser un científico como Newton antes que conquistador. Y… y el Imperio, como sucedió antes con otros imperios, se le cayó por gravedad.

Publicidad

El fuego del mar Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Fotografía / Joaquín Marín "Caen los versos / como polen / sobre el estruendo del mundo." Son versos que c...
Plaza Loreto Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía En Milán, a finales de abril de 1945, en una gasolinera de Plaza Loreto, varios...
Altura de miras Ascensio Pérez / Director marketing DISENA Studio Hace unos días, unas 19.000 personas visitaron parte de nuestro patrimonio en el día Internaciona...
Gente del sur A Cara Descubierta / Mateo Marco Amorós Fotografía/ Joaquín Marín En "Sostiene Pereira" de Antonio Tabucchi, conversando el profesor Silva con el ...
Tener Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía "En toda criatura humana anida el natural deseo de poseer más lujos de los que ...
Remoquetes Mateo Marco Amorós/ A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Entre las acepciones que los diccionarios atribuyen a "remoquete" está la de "ap...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*