Vaciando el aire de las caracolas…XL

Pava

Pava

Mateo Marco Amorós
 
 

Al poco tiempo de vivir en Orihuela lo probamos en El Cruce de Almoradí, donde dicen que hay que probarlo por aquello de la exclusividad registrada en la Oficina Española de Patentes y Marcas: “Cocido de pava borracha”. Que el mercado, como pasa con las Denominaciones de Origen, hay que pelearlo y los derechos mercantiles salvaguardarlos de intrusismos.

Al margen de legalidades, y no por ellas, el plato es excelente. En especial para los que nos gusta la cuchara. Cocina de nuestras abuelas, sobran las prisas porque, primero y base de su originalidad, hay que dejar macerar en coñac la carne de pava para que coja su sabor peculiar. Bueno, lo primero de lo primero será matar a la pava. Un acto que en más de alguna tradición familiar resulta hazaña bélica o incluso faena de mayor riesgo que una lidia con miuras. Muerto el animal, lo primero, macerar la carne en coñac. “Antiguamente –nos informa M.A.R. (INFORMACIÓN, 21.04.2013)–, las pavas negras que iban a ser utilizadas para cocinar este cocido se alimentaban con unas bolas formadas por una mezcla de salvado de trigo y hierbas mezcladas con vino”; o “emborrachaban” a la pava metiéndole coñac por el pico. Remilgos actuales en defensa de los animales han sustituido los taponazos por la maceración de la carne muerta.

A nosotros también nos alimentaban con vino. Pan, vino y azúcar era/es una merienda exquisita. El pan, su miga, empapada en vino tinto, tomaba un color rosáceo. Y los cristales de azúcar crujientes al morder… Así nos alimentaban nuestras madres, nuestras abuelas. Hoy las denunciarían por incitación al botellón. El vino quinado, un vino dulzón, decían que daba muchas ganas de comer. Así, como a las parteras, nos alimentaban a los niños.

Primero, entonces, maceración. Aparte, el tiempo que exigen los garbanzos; y luego, por lo menos, cuatro horas de cocción. Cocina donde –lo hemos dicho– sobran las prisas. El resultado, un banquete festín para los que estimamos –también lo hemos dicho– la cuchara: De primero –seguimos el artículo firmado por M.A.R– sopa cubierta con molleja, hígado, pechuga de pava y huevo duro. De segundo, relleno de carne de pava, magra de cerdo, tocino, perejil y piñones. De tercero, cocido con garbanzos, apio, patata y pava, con ingredientes y toques secretos que procuran la originalidad. En definitiva, pava de primero, pava de segundo y pava de tercero. Pava, pava y pava. ¡Manjar!

Publicidad

Napoleón científico A cara descubierta/ Mateo Marco Amorós Fotografía/Joaquín Marín En ocasiones nos tienta pensar en la posibilidad de habernos dedicado a otra profe...
El idioma árabe: un marco sinóptico sobre la situación sociocultural Uno de las lenguas de mayor influencia y trascendencia es el árabe, y no por nada es considerado el cuarto idioma más hablado en todo el mundo. Aprend...
Encuentros con la poesía A cara descubierta / Mateo Marco Amorós Fotografía / Joaquín Marín Organizado por la Fundación Cultural Miguel Hernández y por la Concejalía de Cu...
Sencillo, los humanos como humanos La demencia por la que atraviesa gran parte de la humanidad nos está llevando a tratar a los animales como personas, a las personas como cosas y a las...
Bárbaros no tan bárbaros Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Aunque los romanos bautizaron como bárbaros a los pueblos extraños al Imperio y...
Ante las cosas bellas Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Prosper Mérimée viajó varias veces a España dejando buena constancia escrita de...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*