Vaciando el aire de las caracolas…XLVIII

Ramonet

Ramonet

Mateo Marco Amorós
 

El seis de octubre pasado, primer domingo de octubre, tuve la sensación de, sin querer, haber pegado una patada a un avispero. Por la mañana temprano me gusta leer los artículos de opinión en algunos periódicos. Especialmente en INFORMACIÓN, sobre todo en INFORMACIÓN por ver si me encuentro con la prosa desenfadada e ingeniosa de Isabel Vicente, compañera de carrera en aquellos tiempos de tantas ilusiones y proyectos, estimada amiga desde entonces.

Pero ese domingo, además del artículo de Isabel Vicente donde con su gracejo característico nos hablaba de las servidumbres del móvil, nos llamó la atención una columna firmada por Joaquín Collado, titulada “La burbuja del coaching”. Como resulta que todo lo relacionado con los “coach” y el “coaching” lo vivimos como plaga bíblica, porque se multiplican en abundancia y tocan a nuestras puertas de ahora –facebook, e-mail, telefonía móvil…– como antaño los vendedores de enciclopedias, lo leímos y nos gustó. Y se nos ocurrió compartirlo en facebook destacando el último párrafo: “Unamos a la filosofía «coach» del individualismo el canto al emprendedurismo que nos acompaña desde todos los estamentos y habremos creado el monstruo que ya ha devorado a cientos, si no a miles, de pequeños aventureros inducidos a los que nadie ha advertido de las estadísticas de destrucción de miniempresas, creadas desde la ilusión de los prestidigitadores y desde la falta de formación, todos en busca de ese nicho de mercado que les han prometido encontrar y que se convierte, a la postre, en el nicho propio.”

Y fue –ya lo hemos dicho– como patada en avispero. Sin querer. Porque enseguida salieron quienes ven honrado el hiperoptimismo pero sin dejar, esto sí, de denunciar a los vendedores de humo. Collado, en su artículo, hablaba de vendedores de crecepelo o telepredicadores.

 

Y entre comentario y comentario, hablando de vendedores de humo, de crecepelo o telepredicadores, nos vino a la memoria el gran Ramonet de Orihuela –Ramón Gabín Martínez–, gloria de la honrada charlatanería, acaso coaching avant la lettre, pero, campechano, sin las ínfulas de los que se perfuman de éxito. Porque quien en la Vega Baja, cuando San Antón, haya disfrutado de los charlatanes en concurso sabe muy bien cómo guardarse de los trileros del lenguaje. Ramonet nos descubrió la magia e ingenio de la charlatanería, la pericia de convencer con gracia de la posibilidad de comprar duros a cuatro pesetas. La palabra como adorno.

Publicidad

Setenta y cinco aniversario Mateo Marco Amorós / Uno de aquellos Veintiocho de octubre de 1942. Sobre las cinco horas y treinta minutos, en la enfermería de la prisión de Alican...
Colapso de agua Vista aérea de Orihuela durante la riada / Bomberos de Orihuela vía MeteOrihuela Artículo de José Pedro Gómez Cascales- Autor de MeteOrihuela ¡Dic...
Uno de aquellos…IV Trueque Hace unas semanas nuestro amigo profesor y escritor Manuel García Pérez publicada en Facebook un comentario feliz. Razones tenía. Estaba corr...
En sus manos está, Señor Bascuñana Carmen Gutiérrez MarcosConcejala del Grupo Socialista del Ayuntamiento de Orihuela  Hace unos días celebramos una sesión plenaria donde el Grupo ...
La importancia del patrimonio de las oriolanas y oriolanos: El caso de La Diablesa Martin BorislavovSecretario de Organización de Compromís por Orihuela Ante la negativa del alcalde de Orihuela a defender la propiedad municipal de La...
Sonambulísmo político Antonio Zapata  Alcalde accidental de Orihuela Caminante, no hay camino, se hace camino al andar, versó Antonio Machado. Pero, ¿qué sucede si ese...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*