Vaciando el aire de las caracolas…XXXIV

Insigne 32

Insigne

Mateo Marco Amorós
 

Con la prudencia que exigen los datos sobre número de población para épocas preestadísticas, para finales del siglo XVI, el historiador José Ojeda Nieto contrasta datos demográficos de diferentes lugares para demostrarnos que no le faltaba razón a aquel vecino de Orihuela, jurado del Consell de la ciudad, que en 1582, participando su queja por la segregación de Callosa, dijo que Orihuela era la ciudad más insigne del Reino de Valencia a excepción de la propia capital: “en cantitat y en qualitat… –la más importante, la ‘més insigne’– del Regne de Valenctia… fora la ciutat de Valenctia”. (Véase: José Ojeda Nieto, “La ciudad de Orihuela en la época de auge foral (siglos XVI-XVII)”. Cuadernos de temas oriolanos, nº 3, Ayuntamiento de Orihuela, 2007).

Utilizando informaciones sobre número de casas o de vecinos, cifras que exigen ser multiplicadas por un coeficiente que aunque discutido por historiadores podría estar entre 4 ó 4,5 personas por casa o vecino, utilizando esos datos, Orihuela a finales del siglo XVI destaca sobre otras poblaciones. Su carácter episcopal, anhelado y conseguido, su carácter como centro político por ser cabeza de gobernación y capital comarcal concentra a personas y actividades con un dinamismo esplendoroso. Favorecido a su vez por medidas que sirvieron para la atracción de pobladores.

Entonces, según esos datos imprecisos, Orihuela contaba con 2.400 vecinos, Alicante 1.200 –la mitad–, Elche 1.000 –menos–; Lorca, similar, 2.232 vecinos. Sí la superan Murcia, con 3.370 vecinos, y mucho más Valencia, con 10.000. Superadas éstas por poblaciones de mayor entidad como Madrid, Toledo y, sobre todas, Sevilla que con 18.000 vecinos se nos revela como la ciudad más importante de la época. Recordamos que las cifras dichas de vecinos hay que multiplicarlas por 4 ó 4,5 para aproximarse a la población total.

Así Orihuela tendría unos once o doce mil habitantes a finales del dieciséis. Ojeda considera, con argumentos, que estaría más cerca de los once mil. Para ello alude al testimonio de un vecino que en 1591, preocupado por la saca de trigo apelaba a la necesidad de alimentar en la ciudad a “deu mill y set çentes persones” –10.700 personas–, cifra que para evitar que se llevaran el trigo de Orihuela, se exageraría como solía hacerse en la época en estas circunstancias. Sean once mil o doce mil habitantes, Orihuela era, efectivamente, después de la ciudad de Valencia, la ciudad más importante del Reino.

Publicidad

Arte y desnudo A cara descubierta / Mateo Marcó Amorós Fotografía: Joaquín Marín A finales del siglo XIX y principios del XX Bernard Berenson fue uno de los más ...
Ninfas A cara descubierta /Mateo Marco Amorós Fotografía / Joaquín Marín Ninfas o náyades, el cuadro ya no está. Lo han descolgado. Ha sido en la Manches...
Ananda Dansa Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Hoy, para decir, no quisiera ninguna voz, ninguna palabra. Quisiera solo el ges...
Más sobre el fin del mundo Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Imagen / Joaquín Marín Volviendo al libro que decíamos sobre "El fin del mundo tal y como lo conocemos", l...
Perplejidades y certezas A cara descubierta /Mateo Marco Amorós Fotografía: Joaquín Marín Fue a finales de abril de 2012 cuando supimos por primera vez del "Perplejidades ...
A cara descubierta Mateo Marco Amorós Fotografía: Joaquín Marín No soy historiador, soy nada más que un profesor de Historia, en cuanto al nombre, no tengo otro, en ...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*