Vaciando el aire de las caracolas…XXXVII

Trinitarios

Trinitarios

Mateo Marco Amorós
 

El veinticuatro de abril del presente año, entre los actos de inauguración de la Biblioteca Municipal María Moliner en Orihuela, el profesor Jesús Millán impartió una conferencia sobre caciquismo liberal en la Vega Baja. La presentación del conferenciante corrió a cargo de Ana Mas, entonces Concejal de Cultura, quien destacó el compromiso cívico del mismo, evidente en una trayectoria de actuaciones, reivindicaciones y servicios para Orihuela que le honran.

Desde nuestra admiración por el historiador ya hemos dicho que nos gusta esa lectura actual que hace del pasado. El pasado, desde esa perspectiva que Millán contagia, nos resulta útil para comprender el presente y, acaso, para construir el futuro. Cuando conocimos personalmente a Millán fue en 2001 cuando Bigastro celebraba el tercer centenario de su fundación. Entonces, por gentileza del que era Alcalde de Bigastro, José Joaquín Moya, tuvimos el lujo de presentar al historiador en una conferencia. Aquel aniversario estuvo presidido bajo el lema “Miremos al futuro recordando el pasado”, muy en la línea de la invitación que Jesús Millán nos hace en sus lecciones.

Cuando la conferencia de abril, entre diversas reflexiones, Millán nos ilustró sobre dos personajes históricos de la Vega Baja –padre e hijo– que tuvieron trascendencia en la política nacional. Por un lado, el padre, don Trinitario Ruiz Capdepón; por otro, el hijo, don Trinitario Ruiz Valarino.

El primero, Ruiz Capdepón, no siendo inicialmente un gran potentado, abogado pero de familia discreta, se hizo a sí mismo; creciendo políticamente en contextos activos como la revolución de 1868 que bajo el grito de “abajo todo lo existente” pretendió transformar una sociedad todavía lastrada por rémoras del Antiguo Régimen. En la Restauración, vinculó su vida política a la de Sagasta. Ocupó dos ministerios. Como Ministro de la Gobernación creó el Cuerpo de Correos y como Ministro de Gracia y Justicia propició en 1890 la aprobación de la Ley de Sufragio Universal, entiéndase universal masculino para la época. El historiador Rufino Gea, en 1913, escribió su biografía: “Ruiz y Capdepón, su vida, su labor en el Gobierno, sus proyectos y sus discursos parlamentarios”. Nosotros, para padre e hijo, aprovechamos algunos datos que nos proporciona Aníbal Bueno en sus “Personajes en la Historia de Orihuela” (Orihuela, 2005). Del matrimonio de Trinitario Ruiz Capdepón con Concepción Valarino Torreaguilar nació Trinitario Ruiz Valarino que –”de tal palo, tal astilla”– también ocuparía los ministerios de Gracia y Justicia y de la Gobernación.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*