Zuloaga en París

Mateo Marco Amorós / Uno de aquellos…

Fotografía: Joaquín Marín

En Madrid, en Recoletos, donde la Fundación Mapfre, se expone la colección “Zuloaga en el París de la Belle Époque, 1889-1914”. El pintor, con diecinueve años, se instaló en la capital francesa. Diecinueve años es todavía edad propicia para ser esponja. Siempre que la petulancia juvenil no castre la necesidad de aprender. En aquel París, Zuloaga fue esponja y aprendió. Ya sabía, pero aprendió más. Aprendizaje que le sirvió para seguir siendo Zuloaga.

Aquellos años de entresiglos fueron años en los que parece que se conseguía el paraíso en la tierra gracias al Progreso, escrito con mayúscula. Un progreso que aparentemente todo lo que traía era bueno. Optimismo que frustró la Gran Guerra. Si el progreso permitía vivir mejor, también procuraba matar mejor.

Antes de la guerra, siendo joven, y siendo París centro cultural, Zuloaga fue esponja, relacionándose con quienes eran o serían grandes. En sus cuadros de entonces se aprecia el influjo, resultando un Zuloaga que no es tan Zuloaga. Porque en algunos cuadros de París hay un Zuloaga que no es el de la España negra, esa España que nace del pesimismo del 98 y su Desastre. Una España negra de un pintoresquismo trágico, pintoresquismo de luto, que el pintor vasco magníficamente representó. En los galgos que pinta no se aprecian pulgas. Las había acaparado, todas, España, perro flaco.

El Zuloaga de París es un Zuloaga que se deja contagiar por la luz de la ciudad de la luz, por las luces de quienes hicieron del lienzo paleta de color. Pero también está el Zuloaga de siempre. Así, descubrimos a un artista que sabe su ser, pero al que no le importa probar. Necesidad o juego, prueba. Y mezcla su gusto con el gusto de sus colegas. En el Zuloaga parisino hay mucho del Zuloaga que fue y será, pero con visos de los movimientos franceses. Conoció a Gaugin, a Toulouse-Lautrec, a Degas… E intimó con Rodin y Renard. La exposición muestra esa etapa donde interesa cómo, en el arte, podemos dejarnos ser por otros, probar, experimentar, fundir y volver a ser en la originalidad de la mezcla.

Publicidad

Ninfas A cara descubierta /Mateo Marco Amorós Fotografía / Joaquín Marín Ninfas o náyades, el cuadro ya no está. Lo han descolgado. Ha sido en la Manches...
Ananda Dansa Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Hoy, para decir, no quisiera ninguna voz, ninguna palabra. Quisiera solo el ges...
Más sobre el fin del mundo Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Imagen / Joaquín Marín Volviendo al libro que decíamos sobre "El fin del mundo tal y como lo conocemos", l...
Perplejidades y certezas A cara descubierta /Mateo Marco Amorós Fotografía: Joaquín Marín Fue a finales de abril de 2012 cuando supimos por primera vez del "Perplejidades ...
A cara descubierta Mateo Marco Amorós Fotografía: Joaquín Marín No soy historiador, soy nada más que un profesor de Historia, en cuanto al nombre, no tengo otro, en ...
Miel de los cielos Mateo Marco Amorós / Uno de aquellos... Fotografía: Joaquín Marín Próxima la Navidad de 1890, Adolfo Clavarana publica en "La Lectura Popular" un ...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*