Adis Vega Baja defiende que expulsó a uno de sus usuarios por faltar reiteradamente de forma injustificada

La presidenta explica que hay cola para acceder al respiro familiar y que se debe expulsar a quienes falten más de tres ocasiones sin justificación

La presidenta de ADIS, Lourdes Pérez, ha salido al paso, junto a gran parte de su junta directiva y representantes de los trabajadores de las acusaciones que se han vertido estos últimos días en redes sociales sobre la asociación y hacia su propia persona.

Hace unos días una madre afirmaba en redes sociales que su hijo había sido expulsado del servicio de respiro familiar de forma totalmente injusta. La presidenta de ADIS, asegura que fue la misma madre, formando parte de la comisión de dicho servicio, junto con otros miembros, quienes cambiaron las normas, con lo que el usuario que faltase tres sábados consecutivos sin justificar, causaría baja. Ya que hay lista de espera para entrar a este servicio.

En este caso en cuestión, explica Pérez, el menor fue expulsado tras faltar cinco sábados de forma consecutiva al respiro y nueve desde que arrancó el curso.

Con respecto a otras de las acusaciones sobre el servicio de apoyo terapéutico, Lourdes Pérez, asegura que todos los usuarios son importantes y no se deja a ninguno fuera por falta de recursos económicos.  En algunos casos se presta por importe del 100% y en otros por el 50% del coste del servicio.

Concretamente, uno de los casos no se ha atendido porque la persona nunca llegó entrevistarse con la trabajadora social para verificar su situación y poder prestarle dicho servicio a su hijo.

Por último, la presidenta de ADIS, también asegura que son falsas las acusaciones de que la actual junta directiva esté formada por personas que nada tienen que ver con ADIS.

La forman tres madres de niñas con discapacidad, un miembros que es afectado, un representante del voluntariado, un representante de los trabajadores y un representante de los socios colaboradores que además, colabora con ADIS desinteresadamente para buscar recursos para la asociación.

Pérez ha terminado añadiendo que el propósito de estas acusaciones es castigar a la asociación por no privilegiar a los denunciantes respecto al resto de asociados, con lo que hace un llamamiento a estas personas para que rectifiquen sus declaraciones y miren más allá de su propio interés, ya que así, se está perjudicando a las más de 200 personas con diversidad funcional a los que ADIS presta servicio.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*