Detienen a tres personas en Orihuela por retener y agredir a un menor huido de un Centro de Menores

Los detenidos le apuñalaron y le ataron con cuerdas. En ese estado le dijeron que si quería ser liberado debía conseguir que algún familiar pagara 27.000 euros o debía matar a una persona residente en la localidad

Agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de Orihuela han detenido a tres personas de nacionalidad española de 22 y 23 años acusados de los delitos de detención ilegal, lesiones, robo con violencia, extorsión, omisión del deber de socorro y omisión del deber de impedir o perseguir delitos por presuntamente haber retenido contra su voluntad a un menor de 16 años que se había escapado de un centro de menores llegando a agredirlo de gravedad dándole una puñalada por la espalda cuando intentó escapar.

Los responsables del Centro de acogida interpusieron una denuncia en la Comisaría de Orihuela alertando de que uno de los menores tutelados no había acudido a dormir al Centro, inmediatamente los agentes de la Unidad de Familia y Mujer de la Comisaría activaron el protocolo para la búsqueda del menor.

Cinco días más tarde el menor volvió al Centro herido de gravedad. Presentaba una herida de arma blanca en el costado que le había producido un neumotórax con un pulmón perforado, siendo trasladado al Hospital donde tuvo que ser intervenido quirúrgicamente.

Los Policías se desplazaron a ese hospital donde tomaron exploración al menor. Tras no volver al Centro el joven fue acogido por dos personas mayores de edad en un piso situado en el centro de la localidad de Orihuela, tras varios días en ese lugar uno de los detenidos le dijo que allí no iba a estar gratis y le amenazó para quitarle el móvil.

El menor intentó escapar del domicilio pero fue alcanzado en el descansillo recibiendo una puñalada por la espalda para que no huyera, siendo arrastrado de nuevo a la casa. Una vez allí le sentaron en una silla y le ataron con cuerdas. En ese estado le dijeron que si quería ser liberado debía conseguir que algún familiar pagara 27.000 euros o debía matar a una persona residente en la localidad.

La victima llegó a perder el conocimiento, siendo encerrado en una habitación de la vivienda, tras ser arrojado al suelo de la misma. La presión policial y de los responsables del centro que no cesaron en su empeño de localizar al desaparecido hizo que finalmente los agresores liberaran al joven.

Los agentes del Unidad Familia y Mujer de la Comisaría de Orihuela gracias a la indicaciones de la victima localizaron el domicilio donde este había estado retenido, estableciéndose un dispositivo policial especial en sus proximidades hasta que sus moradores volvieron al mismo siendo detenidos en ese momento.

Los policías realizaron un registro en el domicilio localizando la navaja con la que presuntamente se produjo la agresión y otros indicios biológicos.

Los detenidos de nacionalidad española fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Orihuela, que decretó el ingreso en prisión del autor material de la agresión.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*