La Diputación reforestará los pinares de la Vega Baja afectados por la sequía y las plagas

Sierra Tomicus

Los trabajos se llevará a cabo en Redován, Callosa de Segura y Benejúzar a principios de octubre, tras la temporada de riesgo de incendios 

Medio Ambiente llevará a cabo, a principios del próximo mes de octubre -una vez pasada la época de riesgo de incendios-, los trabajos de restauración forestal en pinares de titularidad municipal de la Vega Baja afectados por la fuerte sequía y las plagas de insectos perforadores derivadas de ella tales como el ‘tomicus destruens’.

Las actuaciones, que cuentan con un presupuesto de 100.000 euros, se efectuarán sobre montes arbolados de Redován, Callosa de Segura y Benjúzar, poblaciones declaradas por la Generalitat Valenciana como “zonas de utilidad pública y de obligatorio tratamiento para el control de plagas”.

El diputado de Medio Ambiente, Javier Sendra, ha explicado que la Diputación de Alicante es “muy consciente” del problema que sufren las zonas forestales de la provincia más perjudicadas por la sequía y las plagas y, por ello, en los últimos años, ha hecho un “importante esfuerzo” para ayudar a los ayuntamientos a sanear y repoblar sus montes y zonas verdes y reducir el riesgo de incendios forestales.  

Los trabajos, que serán ejecutados por la Diputación de Alicante consistirán, por un lado, en cortar los árboles vivos infectados que puedan propagar la plaga, su trituración y descortezado de ramas para su proceso industrial inmediato, así como la eliminación de los pinos muertos para evitar, con ello, el riesgo de incendios forestales.

Por otro lado, se efectuarán tratamientos selvícolas para la vigorización del arbolado existente y se llevarán a cabo repoblaciones forestales en aquellas zonas en las que la afección por la sequía y las plagas de los insectos conocidos científicamente como ‘tomicus destruens’, ‘orthotomicus erosus’ o ‘Ips sexdentatus’, han sido tan fuertes que han provocado la desaparición de buena parte del arbolado.

Así mismo, se construirán fajinas alrededor de los mejores árboles de cada zona para aumentar la disponibilidad hídrica y, en las áreas periurbanas y recreativas, se realizarán tratamientos de fertilización del suelo para mejorar el vigor y resistencia de los pinos.

Finalmente, los trabajos de reforestación se completarán con la colocación de trampas para escolítidos con feromonas, kairomonas o madera fresca.

También puede interesar

Publicidad

[yuzo_related]

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*