Vaciando el aire de las caracolas…XXVIII

Oriol

Oriol

Mateo Marco Amorós
 

“Herodii domus dux est eorum semper prevaluit ensis vester”. Con este lema o lemas de latines, Antonio Luis Galiano tituló en 1981 un artículo sobre el Oriol publicado en la Revista del Instituto de Estudios Alicantinos (nº 34, Diputación Provincial de Alicante). Su lectura, que por hoy se nos queda pendiente, nos la recomienda Antonio José Mazón al que debemos muchas querencias sobre las cosas antiguas de la Gran Ciudad.

La leyenda, al menos la segunda parte, se atribuye a Pedro IV de Aragón para Orihuela; y es frase, o frases, que en la traducción de los eruditos varía, pero que vendría a decirnos: “La casa del Herodio es nuestra guía” –algún documento identifica al Oriol con el Herodio– “siempre prevalecieron vuestras espadas”. La enseña del Oriol, coronada por un pájaro armado con una espada enhiesta, hace honor al lema. Y el lema a la memoria heroica de los antepasados.

Decir Oriol en Orihuela es decir “el pájaro”. Símbolo de la ciudad, emblema y blasón, enseña, estandarte, señera. Cuando callejeamos por la ciudad, la representación del pájaro no deja de aparecérsenos. En edificios públicos y privados. Civiles y religiosos. En espacios interiores y exteriores. Así en la fachada de la catedral donde el claustro importado del convento de la Merced, así en el Ayuntamiento, Palacio del Marqués de Arneva, en la “esquina del Pavo”, donde un pájaro gigantesco y proyectil agarra una cabeza aturbantada. Así por toda la ciudad. En la puerta de la Olma, en los escudos. En la fachada de Santiago, sobre el blasón de los Reyes Católicos, abrazándolo. Por aquí y por allá, el Oriol se hace presente. Y por supuesto en la señera de la ciudad donde el pájaro es remate y bordado. Escultura y costura.

El oriol es oropéndola. Si oropel es “piel de oro”, oropéndola es “pluma de oro”. Metáfora del cuerpo amarillo del pájaro oriol. Pájaro dentirrostro de cuerpo amarillo y alas y colas negras. Algunos amigos han puesto de nombre a sus hijos, Oriol. Es nombre hermoso pero además de oropéndola tiene curiosos sinónimos, según lugares: lútea, víreo, virio, papafigo… Pero el más curioso, al ser también nombre propio es el de “gonzalito”, utilizado en Sudamérica. Eliseo Reclús en su “Viaje a la Sierra Nevada de Santa Marta” escribe: “Los nidos del ave gonzalito, suspendidos como frutos, se balancean aquí y allá, de estas cuerdas de vegetación, sobre el húmedo suelo; (…)”.

Publicidad

Los cascos Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotogragía "¿Has traído los cascos?" Era la pregunta del tendero al hacer la cuenta. Cuent...
Gazapos A cara descubierta / Mateo Marco Amorós Fotografía / Joaquín Marín Si cuando publicamos nos amenazan las erratas, cuando hablamos o escribimos son...
La virtud de la municipales Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía A pesar de la dilatada resaca electoral permítasenos una reflexión al hilo de l...
Kilos que no eran kilos Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Ahora resulta que un kilo no siempre era un kilo sino un poco menos. Científico...
Todas las familias infelices Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía "Todas las familias infelices" es el título de un reciente libro de Ramón Bas...
Bicicletas A cara descubierta / Mateo Marco Amorós Fotografía / Joaquín Marín Hubo un tiempo en el que la bicicleta era el medio de transporte más utilizado ...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*