La tierra sin nombre

Me resulta muy chocante comprobar cómo utilizamos la historia para remontarnos a los principios de lo que deseamos justificar. Algunos actos históricos son para demasiados de nosotros el ADN de nuestra propia vida. A pesar, de que en el momento actual no aporten nada enriquecedor a nuestra rutina diaria.

La única explicación que le doy a tanta indagación para buscar los orígenes de nuestro pueblo, estado, nación, etc. llámese como se llame, es el de darle un sentido a nuestra identidad. ¿Es posible que estemos tan huecos por dentro, que sin la etiqueta que te defina como perteneciente a cualquier comunidad no seamos nada? En definitiva me pregunto: ¿si necesitamos pertenecer a un colectivo, llámese como se llame, por miedo a no ser nada? ¿Por terror a sentirnos desprotegidos? Si es así, el miedo es la verdadera arma que nos hace esclavos ¿no?

Ese planteamiento, sí daría sentido a nuestra persistente caza dentro de la historia para agarrarnos a lo que pensamos que son los orígenes de nosotros mismos, por miedo a no vivir nuestra vida en libertad. Aceptando del todo existir en la más profunda inconsciencia de esta peligrosa falsa que nos encarcela mentalmente; que inexorablemente es la causante de la creencia que nos lleva a reivindicar, si es necesario por la fuerza, el derecho a ser lo que nos hemos imaginado que somos; uniéndolo, a la exigencia de atesorar lo que nos han dicho que nos pertenece por considerarnos parte del grupo de turno que nos identifica.

Sin embargo, ¿por qué no nos remontamos más en la historia? Sí, más, más… Cuando la tierra no tenia nombre de países, de estados, de comunidades, etc. Donde las fronteras eran como lo son ahora, imperceptibles para el ojo humano. No te has dado cuenta que sin el cartel que te encajona en la separación humana, que sin el concepto aprendido, cambias de nación y sigues en la misma, pues en definitiva sigue siendo tierra, ríos, montañas, mares, mesetas, etc integrado todo ello en una sola nación y nacionalidad; y además, es de todos al mismo nivel. Ni tan siquiera diré el nombre de la nación que nos engloba a todos para no etiquetarla. ¡Es genial! que cada uno la llame como quiera y nadie se pueda sentir herido por ello. Quizá lo pueda resumir con un refrán de los indios americanos, que tenían claro que lo que pisaban no les pertenecía: “la tierra es un regalo de nuestros padres, y la herencia de nuestros hijos”.

Para concluir, indaguemos profundamente en nosotros, ¿por qué necesitamos sujetarnos a una identidad, sin sentido alguno, que solo ha traído guerras entre identidades para que cada individuo se sienta alguien? ¿No nos estaremos manipulando a nosotros mismos? Yo por mi parte tengo muy claro que desde el momento que necesito identificarme con alguien para ser yo, mi verdadero SER  será la primera víctima de la guerra que se avecina.

No es para nada necesario en nombre de la paz, luchar por lo que está en PAZ permanente… LA TIERRA SIN NOMBRE DE TODOS.

tequiero@benitoalcaraz.com

 

Autor del libro “De mayor… Quiero una familia como vosotros
www.dejarhuella.org

 

Publicidad

Sencillo, los humanos como humanos La demencia por la que atraviesa gran parte de la humanidad nos está llevando a tratar a los animales como personas, a las personas como cosas y a las...
Ni un dolor de cabeza No soy muy espabilado la verdad, no obstante, no hace falta ser un lince para darse cuenta, por pequeños detalles, como nos están manipulando. No habl...
¿A tí no te gustaría? Nuestras mejores ropas, nuestros mejores peinados, nuestras mejores pinturas, nuestro mejor aspecto… En definitiva la mejor versión visual que podemos...
Buenos días bruja mía… Ayer me hiciste una pregunta que no supe responder, incluso respondiéndola no hubiese sido la respuesta, pues yo no había sido eso… la dejé en el aire...
¿Los buenos o los malos? Qué ganas de dejar claro ante todos que siempre somos los buenos. Recuerdo que de pequeño a mi padre, especialmente, le gustaban y le gustan mucho la...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*