Sus labores

A cara descubierta / Mateo Marco Amorós

Fotografía / Joaquín Marín

Cuando aún suenan y resuenan necesariamente los ecos reivindicativos del ocho de marzo, nos tropezamos con el magnífico libro que José María Raventós publicó en octubre de 1999 en Mediterránea Books. Es un libro de atril, titulado “100 anys de publicitat catalana, 1899-1999”, recopilatorio de anuncios gráficos realizados en Cataluña o por catalanes.

En la sección dedicada a los productos de limpieza, la mayoría de los reclamos van dirigidos a las mujeres. Pero curiosamente hay uno de 1920 dirigido al varón. Los roles de cada sexo estaban definidos y a la mujer le correspondía, sí o sí, la limpieza. “Lunes antes de almorzar, / una niña fue jugar / pero no pudo jugar / porque tenía que barrer”. Y así día tras día la niña de la canción de los payasos. Que en algunas versiones sólo descansaba el domingo, paseando o rezando. Nunca jugando. Si rezaba, la canción tomaba –encantador Fofó– un ritmo entrañable. Pero día tras día, la niña de los payasos tenía sus labores: barrer, planchar, cocinar, lavar, coser, tender… Según versiones. “Sus labores” escribíamos cuando rellenábamos algún impreso que nos preguntaba por la profesión de nuestras madres.

El anuncio de 1920 que decimos, el que aun siendo de un artículo de limpieza va dirigido a los hombres, no escapa del machismo. Lo potencia. Porque llama a los varones con el siguiente eslogan: “Evitad a vuestra Mujer las Fatigas de la Limpieza”. Esto comprando la mopa que promociona. En el anuncio unos dibujos contrastan el ayer y el hoy. El ayer sin mopa, el hoy con mopa. En el ayer sin mopa una mujer sufre la limpieza del polvo por toda la casa. En el hoy con mopa, las mismas tareas las realiza rápidamente sin esfuerzo. Otro dibujo más promociona el producto mostrándonos a una señora feliz con el utensilio. El anuncio se remata con un texto sin desperdicio. Aquí ya no dice “mujer” sino “criada” cuando dice que la mopa “moderniza el trabajo de limpieza dando, en media hora de tiempo, mejores resultados que la criada obtendría en media jornada”.

Sin desperdicio. Sin polvo. Fantástica mopa. O-Cedar Mop Polish. 1920.

Publicidad

Sol naciente Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Estamos en 1874. Quince de abril. Entonces miércoles. Y estamos en París. Boule...
Cortesía Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Nos satisface haber dejado de fumar. A veces pienso que con lo mucho que he fum...
Madrid perdido Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Ilustración Definitivamente habrá que resignarse. Porque por más que lo intentemos es absu...
Largas esperas Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía En cuatro ocasiones, que recordemos, hemos aguantado largas esperas que hayan c...
Defensora del pueblo Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Veinticinco de febrero. Rosa Montero participa en Orihuela en los "Encuentros c...
Un montón de huesos Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía En el margen de un viejo códice miniado, un resignado monje, refiriéndose a su ...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*