Bigastro abre su primer parque canino con una superficie de más de 3.000 m2

El Ayuntamiento pone en marcha una ordenanza con sanciones de hasta 3.000 euros para combatir heces y orín en calles y fachadas

El Ayuntamiento de Bigastro inicia una intensa campaña en cuanto a la tenencia de mascotas para combatir las heces en la vía pública, por esta razón ha entrado en vigor una estricta ordenanza con importantes sanciones que pueden llegar hasta los 3.000 euros.

El concejal de Medio Ambiente, Antonio Meseguer, ha señalado que hoy mismo da comienzo la campaña de concienciación y se prolongará durante un mes, con la colaboración de la Policía Local, la Asociación Prohuellas y la Asociación BigastroCan, informando a todos los propietarios de mascotas, sobre todo de perros, de la situación en la que se va a regir el municipio mediante la nueva ordenanza, tras la campaña comenzarán las sanciones con el objetivo de que Bigastro no cuente con la suciedad de las mascotas en sus calles, “una actitud poco cívica que se pretende corregir”.

La campaña va acompañada de la apertura de un parque canino que cuenta con una superficie inicial de más de 3.000 metros cuadrados dividido en dos zonas, una abierta al público a diario y donde ya se puede hacer uso del equipamiento instalado para mascotas, zona de bancos y arbolado, un recinto cerrado para poder soltar a los animales domésticos, el edil ha hecho hincapié en que espera “que este parque no se convierta en un pipican, ya que de ser así el Ayuntamiento no realizará su mantenimiento, confiando en el civismo de los propietarios de mascotas”.

El otro espacio, con 1.500 metros, también se destinará a este fin, pero en este caso será la asociación de mascotas BigastroCan la que ofrecerá adiestramiento y educación para canes, además de la organización de charlas de concienciación entre los alumnos más jóvenes de los centros educativos de la localidad, programadas para dentro dos semanas y en la que se regalará por parte del consistorio una botella para limpiar el orín y un portabolsas para las heces de los animales.

Meseguer ha señalado que una de las novedades que refleja la nueva ordenanza es que los propietarios de mascotas deben portar una botella de agua para limpiar el orín que queda impregnado en fachadas y calles de la localidad, invitando a todos los ciudadanos a que cumplan con estas medidas para evitar las sanciones.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*