Javier Gracia Gil toma posesión como concejal de Orihuela sin renunciar a sus “convicciones republicanas”

El nuevo edil de Cambiemos sustituye a Marta Guillén tras su renuncia al acta

Javier Gracia durante su toma de posesión /Cambiemos Orihuela

Manuel Javier Gracia Gil ha tomado este jueves posesión como nuevo concejal de Orihuela durante la celebración del pleno municipal correspondiente al mes de agosto que, como viene siendo habitual en el Ayuntamiento oriolano, se celebra a principios de septiembre.

Gracia Gil ha recogido el acta de concejal de Cambiemos Orihuela para sustituir a Marta Guillén, quien a mediados de julio abandonó su cargo en el Ayuntamiento por motivos personales y familiares como ella mismo explicó.

El nuevo concejal de Cambiemos concurrió a las elecciones municipales como número 5 de la lista con esta formación. Tras la renuncia de las personas que figuraban como 3 y 4 en la lista se ha convertido en el nuevo edil de la formación.

Al inicio de  la sesión plenaria Manuel Javier Gracia Gil ha tomado posesión de su acta como concejal y ha utilizado una fórmula poco habitual para hacerlo. Como él mismo ha explicado en declaraciones posteriores, en vez de jurar ha optado por prometer y durante su intervención no ha querido renunciar a sus convicciones republicanas.

Ha prometido cumplir fielmente las obligaciones de concejal “con lealtad a la Jefatura del Estado, sin renunciar por ello a mis convicciones republicanas”.

De la misma forma también ha prometido hacer guardar la Constitución “que consigamos cambiarla desde abajo y ponerla al servicios de los intereses de la mayoría social y de los Derechos Humanos”.

El edil ha renunciado a la indemnización económica correspondiente a este Pleno ya que, según el mismo ha explicado en redes sociales, durante el mes de agosto no ha sido concejal de pleno derecho por lo que considera “inadecuado” cobrar por asistir a esta primera sesión plenaria.

La toma de posesión del nuevo edil ha sido lo más destacado de un pleno que apenas ha durado media hora y en el que no se han debatido mociones o propuestas ni del equipo de gobierno (PP y C’s) ni por parte de la oposición.

Precisamente desde la bancada opositora se le ha reprochado al alcalde Emilio Bascuñana que un cambio en la fecha de celebración del Pleno, que en un principio se acordó para el día 14, ha impedido a PSOE, Cambiemos y Foro Demócrata presentar mociones. “En el mismo momento en el que conocimos la fecha ya no podíamos elevar propuestas”, ha denunciado el socialista Víctor Ruiz.

El primer edil ha sorteado las críticas explicando que existe un acuerdo en el Ayuntamiento para que el pleno de agosto se celebre siempre durante los primeros diez días de septiembre. Bascuñana ha asegurado que no quería saltarse esa premisa y aunque ha reconocido que en julio se habló de realizar la sesión el 14 de septiembre “los acuerdos de la Junta de Portavoces no son vinculantes ni constan en ningún acta”.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*