La tensión entre PP y Cs se recrudece tras la retirada de competencias a Luisa Boné

Publicidad

Los ediles de Ciudadanos, José Aix y Luisa Boné

El alcalde retira una de las competencias a la edil de Recursos Humanos y Aix asegura que «esto no le puede salir bien a Bascuñana»

El conflicto entre los dos partidos que gobiernan el Ayuntamiento de Orihuela se recrudece por días y así lo demuestran las declaraciones a un lado y a otro que evidencian que las relaciones entre el Partido Popular y Ciudadanos están en un punto muy delicado.

La situación se ha recrudecido esta semana después de que el alcalde popular Emilio Bascuñana avocara las competencias a la edil de Recursos Humanos, Luisa Boné (Cs), en materia de concensiones de comisiones de servicio. El regidor explicó el propio martes, tras la Junta de Gobierno en la que el PP decidió la retirada parcial de competencias a Boné, que el acuerdo se basaba en un acuerdo de la Secretaría con carácter desfavorable a las pretensiones desde Recursos Humanos.

Tras estas declaraciones, hoy el portavoz de Ciudadanos, José Aix, ha comparecido junto a Luisa Boné para volver a denunciar las “injerencias” del alcalde y “una nueva muestra más de su excesiva autoridad”.

Aix ha denunciado que sin previo aviso el martes se incorporó a la Junta de Gobierno por vía de urgencia el expediente para restar competencias a Luisa Boné en materia de Recursos Humanos para avocarlas en la propia Junta en la que el PP tiene mayoría. “Además basándonse en argumentos falsos e intolerables”, ha indicado el portavoz de la formación naranja, quien ha explicado que el informe en el que se basa esa retirada de competencias está firmado “por un oficial mayor que trajo el alcalde en comisión de servicios y en un informe que está fuera del procedimiento”.

“El señor Bascuñana se llena la boca como garante de la legalidad pero no puede darnos lecciones porque si hay un miembro de este gobierno que tiene una causa penal abierta en el juzgado es él”, ha señalado insistiendo en que “quien diga que desde Ciudadanos estamos cometiendo alguna ilegalidad lo que tiene que hacer es irse al juzgado y denunciarlo”.

Preguntado sobre hasta dónde puede llegar la situación entre los socios sin llegar a romperse, Aix ha expresado que es una legislatura complicada tras la DANA y la pandemia “y la realidad se nos impone, nos obliga a menudo a dejar aparte nuestros impulsos para trabajar por aportar algo a este gobierno y a esta ciudad”. «Le decimos que no a Bascuñana pero no a Orihuela», ha sentenciado.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*