Ninfas

A cara descubierta /Mateo Marco Amorós

Fotografía / Joaquín Marín

Ninfas o náyades, el cuadro ya no está. Lo han descolgado. Ha sido en la Manchester Art Gallery con la intención –dicen– de abrir un debate sobre la cosificación del cuerpo femenino. La pintura afectada es “Hilas y las ninfas” de Waterhouse. En ella se representa al atractivo Hilas, escudero de Hércules, en el momento en el que es seducido por siete náyades. Seductor seducido, ni los Argonautas ni Hércules enamorado supieron más de él. Entre nenúfares, dentro del agua cubriéndoles hasta la cintura, las seductoras féminas aparecen desnudas. Cuatro de ellas muestran luminosos los pechos. Resulta todo un canto a la belleza. La mirada de la ninfa que agarra dulcemente al joven, la actitud lánguida de las otras, el entorno natural… Es placidez. Lástima conocer el después del cuadro. El sosiego será tragedia.

Ante tanta belleza, una de las razones de ser del arte, la retirada del cuadro resulta estrambótica. Cada día estamos más tontos. Repaso, por escoger uno, el libro de “Historia del Arte” que nos ocupó cursando COU, segundo de Bachillerato hoy. Si lo miro con los ojos neopuritanos que aplauden la retirada del cuadro y arranco las hojas en las que cabría sospechar la “cosificación” del cuerpo –masculino o femenino– me quedo sin libro.

Qué hacer, por ejemplo, con los kuroi y kurai griegos, qué con las venus de toda época. Qué con la sacerdotisa cretense de las serpientes y los pechos descubiertos. Qué con el maremágnum de desnudos de Pisano en el púlpito de Siena. Qué con las fantasías del Bosco. Qué con esa Virgen del díptico de Etienne Chevalier, obra de Fouquet, sosteniendo a un niño también desnudo, rodeados de curiosos querubines. Qué de tantas obras de Botticelli, Miguel Ángel, Durero… De artistas y artistas. Hasta los traseros pintados como fotografía de Kacere.

Si algo le debo al estudio de la Historia del Arte es el haberme educado la mirada para el aprecio de la belleza. El saber distinguir entre sensualidad y pornografía, entre el primor y el bodrio, entre la obra maestra y la chapuza, entre la genialidad y la tomadura de pelo.

Publicidad

Sol naciente Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Estamos en 1874. Quince de abril. Entonces miércoles. Y estamos en París. Boule...
Cortesía Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Nos satisface haber dejado de fumar. A veces pienso que con lo mucho que he fum...
Madrid perdido Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Ilustración Definitivamente habrá que resignarse. Porque por más que lo intentemos es absu...
Largas esperas Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía En cuatro ocasiones, que recordemos, hemos aguantado largas esperas que hayan c...
Sus labores A cara descubierta / Mateo Marco Amorós Fotografía / Joaquín Marín Cuando aún suenan y resuenan necesariamente los ecos reivindicativos del ocho d...
Defensora del pueblo Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Veinticinco de febrero. Rosa Montero participa en Orihuela en los "Encuentros c...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*