Torrevieja celebra su sexagésima edición de Habaneras con un Certamen marcado por la calidad

Esta sexagésima edición del Certamen Internacional ha destacado por la calidad de los participantes, las actividades paralelas y la presencia del esperado Orfeón Donostiarra en el Tornavoz de las Eras de la Sal

Sesenta años ha cumplido el Certamen Internacional de Habaneras y Polifonía de Torrevieja, un seis décadas en las que aquel humilde certamen amateur que comenzó donde hoy se encuentra el monumento al coralista creció en infraestructura, importancia y proyección, tanta que ha llegado a adquirir la denominación de ‘Interés Turístico Internacional’ y al que acuden corales de los cinco continentes para hacerse con el premio más prestigioso de la música coral en su categoría. El premio ‘Juan Aparicio’ dotado con 12.000 euros y una gran repercusión internacional en el circuito coral.

Torrevieja se ha convertido durante ocho días en la capital mundial del canto coral con la participación en esta ocasión de 21 masas corales llegadas hasta el municipio de tierras tan lejanas como Filipinas, Indonesia, Argentina, Colombia y Venezuela.  Siendo en esta ocasión la gran vencedora del Certamen  el Coro de Voces Graves  de Madrid qe se alzó con cuatro galardones, entre ellos el de mejor dirección y el ‘Ciudad de Torrevieja’ mientras el prestigioso premio Juan Aparcio se marchaba hacia tierras filipinas en las manos del  ‘Ateneo Chambers Singers de Quezon City’.

Una año más las Eras de la Sal han acogido lo más granado de la polifonía internacional y a grupos españoles de reconocido prestigio más allá de nuestra fronteras. El tornavoz vibró con las voces, armonía musical y canto, desde la gala inaugural, en la que participó  el Orfeón Donostiarra y la Orquesta Sinfónica de Torrevieja, bajo la dirección de José Antonio Sainz, hasta la gran gala en local en la que los coros salineros suben al tornavoz tras finalizar la fase de concurso.

Todas las corales participantes interpretaron la habanera obligada, Amor, esto es amor, con letra de Ramón Martí y música del recordado compositor torrevejense Francisco Vallejos, en una adaptación de su nieto Ramón Martínez.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*