Uno de aquellos…II

Neruda y Hernández

Neruda y Hernández

Mateo Marco Amorós
 

Bajo el título “Neruda cónsul en Madrid: España en el corazón”, la revista “La Aventura de la Historia” publicó en diciembre pasado un artículo de Mario Amorós. Desde mediados de 1934 hasta noviembre de 1936, Pablo Neruda desarrolló su labor diplomática en Madrid. Labor diplomática y más porque desde entonces el domicilio del poeta chileno en el barrio de Argüelles, en la Casa de las Flores, fue lugar de encuentros literarios y festivos. Entre otros aspectos en el artículo queda manifiesto el aprecio entre Pablo Neruda y Miguel Hernández. Ambos poetas se habían conocido en la tertulia de la revista “Cruz y Raya”.

“Me sentí compañero suyo desde los primeros momentos –escribirá Miguel Hernández– (…) La suya ha sido una profunda enseñanza y una profunda experiencia para mí…”.

En el artículo aparecen varias referencias al poeta oriolano. Por ejemplo cuando nos cuenta que el seis de diciembre de 1934, Neruda, presentado por García Lorca, ofrece un recital de poesía en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central de Madrid. Miguel Hernández está entre el público. También trae la carta, fechada el cuatro de enero de 1935, en la que Neruda critica la publicación oriolana “El Gallo Crisis” al tiempo que valora la posición poética de un Miguel Hernández que aún explota su carácter silvestre: “Querido Miguel: siento decirle que no me gusta El Gallo Crisis, le hallo demasiado olor a iglesia ahogado en incienso. ¡Qué pesado se pone el mundo, por un lado los poetas comunistas, por el otro los católicos y por suerte en medio Miguel Hernández hablando de ruiseñores y cabras! Ya haremos revista aquí querido pastor, y grandes cosas”. En una carta posterior, de dieciocho de agosto, Neruda habla de “tufo sotánico-satánico” cuando nombra nuevamente “El Gallo Crisis”.

En abril de 1935, Miguel Hernández, entre otros poetas, había firmado el manifiesto “Homenaje a Pablo Neruda”. En respuesta a los ataques que éste recibía en su país por Huidobro y Rokha. En el artículo también se publica la fotografía coral del homenaje al pintor Hernando Viñes. En esa foto, al lado de Miguel Hernández, Neruda.

Publicidad

Los cascos Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotogragía "¿Has traído los cascos?" Era la pregunta del tendero al hacer la cuenta. Cuent...
Gazapos A cara descubierta / Mateo Marco Amorós Fotografía / Joaquín Marín Si cuando publicamos nos amenazan las erratas, cuando hablamos o escribimos son...
La virtud de la municipales Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía A pesar de la dilatada resaca electoral permítasenos una reflexión al hilo de l...
Kilos que no eran kilos Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Ahora resulta que un kilo no siempre era un kilo sino un poco menos. Científico...
Todas las familias infelices Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía "Todas las familias infelices" es el título de un reciente libro de Ramón Bas...
Bicicletas A cara descubierta / Mateo Marco Amorós Fotografía / Joaquín Marín Hubo un tiempo en el que la bicicleta era el medio de transporte más utilizado ...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*