Uno de aquellos…II

Neruda y Hernández

Neruda y Hernández

Mateo Marco Amorós
 

Bajo el título “Neruda cónsul en Madrid: España en el corazón”, la revista “La Aventura de la Historia” publicó en diciembre pasado un artículo de Mario Amorós. Desde mediados de 1934 hasta noviembre de 1936, Pablo Neruda desarrolló su labor diplomática en Madrid. Labor diplomática y más porque desde entonces el domicilio del poeta chileno en el barrio de Argüelles, en la Casa de las Flores, fue lugar de encuentros literarios y festivos. Entre otros aspectos en el artículo queda manifiesto el aprecio entre Pablo Neruda y Miguel Hernández. Ambos poetas se habían conocido en la tertulia de la revista “Cruz y Raya”.

“Me sentí compañero suyo desde los primeros momentos –escribirá Miguel Hernández– (…) La suya ha sido una profunda enseñanza y una profunda experiencia para mí…”.

En el artículo aparecen varias referencias al poeta oriolano. Por ejemplo cuando nos cuenta que el seis de diciembre de 1934, Neruda, presentado por García Lorca, ofrece un recital de poesía en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central de Madrid. Miguel Hernández está entre el público. También trae la carta, fechada el cuatro de enero de 1935, en la que Neruda critica la publicación oriolana “El Gallo Crisis” al tiempo que valora la posición poética de un Miguel Hernández que aún explota su carácter silvestre: “Querido Miguel: siento decirle que no me gusta El Gallo Crisis, le hallo demasiado olor a iglesia ahogado en incienso. ¡Qué pesado se pone el mundo, por un lado los poetas comunistas, por el otro los católicos y por suerte en medio Miguel Hernández hablando de ruiseñores y cabras! Ya haremos revista aquí querido pastor, y grandes cosas”. En una carta posterior, de dieciocho de agosto, Neruda habla de “tufo sotánico-satánico” cuando nombra nuevamente “El Gallo Crisis”.

En abril de 1935, Miguel Hernández, entre otros poetas, había firmado el manifiesto “Homenaje a Pablo Neruda”. En respuesta a los ataques que éste recibía en su país por Huidobro y Rokha. En el artículo también se publica la fotografía coral del homenaje al pintor Hernando Viñes. En esa foto, al lado de Miguel Hernández, Neruda.

Publicidad

Sol naciente Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Estamos en 1874. Quince de abril. Entonces miércoles. Y estamos en París. Boule...
Cortesía Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Nos satisface haber dejado de fumar. A veces pienso que con lo mucho que he fum...
Madrid perdido Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Ilustración Definitivamente habrá que resignarse. Porque por más que lo intentemos es absu...
Largas esperas Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía En cuatro ocasiones, que recordemos, hemos aguantado largas esperas que hayan c...
Sus labores A cara descubierta / Mateo Marco Amorós Fotografía / Joaquín Marín Cuando aún suenan y resuenan necesariamente los ecos reivindicativos del ocho d...
Defensora del pueblo Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Veinticinco de febrero. Rosa Montero participa en Orihuela en los "Encuentros c...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*