Buenos días bruja mía…

Ayer me hiciste una pregunta que no supe responder, incluso respondiéndola no hubiese sido la respuesta, pues yo no había sido eso… la dejé en el aire…

La respuesta me ha llegado de forma fortuita erizándome cada célula de mi cuerpo y temblándome cada músculo tan fuertemente que me impiden escribirte con normalidad (mis dedos tiemblan sin parar). No es mi respuesta es la respuesta de la aportación íntegra de tantos seres humanos que han pasado por dicha experiencia y que la han registrado en la consciencia humana, esa que es de todos y donde todos aportamos cada instante para enriquecer la verdadera sabiduría, y entre todos ellos claramente tu madre…

La pregunta fue: ¿Beni qué es el Alzheimer? La respuesta: es una maravillosa enfermedad que te devuelve a la vida, que hace tan evidente la falta de verdaderas relaciones que es inútil a estas alturas de la vida comunicar lo impresionante de la vivencia, tengo tan poco tiempo para gozar de mi vivencia tan plena que no puedo articular ni una sola palabra que me haga perder el tiempo que me queda como humana. Te reconozco perfectamente querida hija, pero todas mis respuestas a tu patrón de hija serán el silencio, la impasibilidad y la aparente enfermedad. Solo cuando vengas como humana, como lo que eres, solo cuando vengas a reconocerme como SER no como tu madre estaremos hablando calladas, seremos uno y estarás por momentos tan enfermamente sana como yo. No te de pena si te confundo con otro porque ahora sé que tengo el mundo lleno de hijas, cada persona que me cruzo es mi hija y por eso no te puedo llamar por tu nombre, pues, me perdería el gozo que siento en una sola parte que se que no existe, que yo he alimentado y que pretendo con mi experiencia remediarte…

No me estoy muriendo, estoy empezando a vivir, no te estoy olvidando, te he reconocido profundamente porque sé quien soy… por favor ven a verme sin ser mi hija y sabrás quien soy… verás que soy tu misma y apreciaras el regalo que me ha hecho la vida para aportarlo a la misma vida que no puedo hablar, tan absorta en todo que no puedo pararme en una sola cosa, tan solo te deseo que enfermes conscientemente de esta enfermedad, te reconoceré al instante con una sonrisa que solo tú cuando seamos EL TODO podrás reconocer… la sonrisa del profundo AMOR hacia todoooooo.

Te amo.

 

Autor del libro “De mayor… Quiero una familia como vosotros
www.dejarhuella.org

 

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*