La Generalitat adquiere 48 viviendas en 12 municipios en los que carecía de viviendas en alquiler social para familias vulnerables

En Guardamar del Segura se han adquirido a través del derecho de tanteo y en Callosa de Segura mediante compra directa

La Vicepresidencia Segunda y Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, a través de la Dirección General de Vivienda y Regeneración Urbana, ha adquirido en el último año 48 viviendas ubicadas en 12 municipios en los que la Generalitat carecía de inmuebles para destinarlos en alquiler social a familias vulnerables.

Para el vicepresidente segundo y conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Rubén Martínez Dalmau, “se trata de un hecho muy importante porque significa crear parque público en localidades en las que no teníamos ni una sola vivienda y ahora, estos inmuebles van a ayudar a solucionar los problemas habitacionales de familias vulnerables que no podrían acceder a una vivienda digna, si no fuera con la ayuda de la Generalitat “.

Desde la Vicepresidencia Segunda se han utilizado varios mecanismos para ampliar el parque público de vivienda. En el caso de estas 48 viviendas, 31 se han adquirido a través del derecho de tanteo y retracto ejercido por la Conselleria y las 17 restantes mediante compra directa.

Martínez Dalmau ha mostrado su satisfacción por los resultados del ejercicio del derecho de tanteo. “Estamos viendo que esta compra preferente es una herramienta muy eficaz para ampliar el parque público de vivienda, ya que lo hace a unos precios razonables y con bastante rapidez”.

Gracias al tanteo municipios como Vallada, la Font dEn Carrós, Guardamar del Segura y Muro de Alcoy han podido comenzar a crear su parque público y disponen de pisos para atender las necesidades. Destacan los casos de Vallada y la Font dEn Carrós, el primero con 3.000 habitantes y el segundo con algo menos de 4.000, que han pasado de no tener viviendas en alquiler social a 16 y 13 viviendas, respectivamente.

Estas adquisiciones han sido posible gracias al Decreto Ley 6/ 2020, de 5 de junio, del Consell, impulsado por la Vicepresidencia Segunda para ampliar el parque público de la Comunidad. Además, con este decreto-ley se ha dado un paso más ya que permite a entidades, como ayuntamientos y mancomunidades, ejercer este derecho y convertirse en un mecanismo esencial para ampliar el parque público. Ya son varios consistorios los que han firmado un convenio con la Generalitat para poder aplicarlo.

En otras ocasiones, la Conselleria ha optado por la compra directa, como en el caso de 5 viviendas en Gandia, 3 en Callosa de Segura, 2 en Onda, 2 en Oliva, otras 2 en Vinaròs, una en Cocentaina, una en Miramar y otra en Beniarjó.

Todo el conjunto de estas viviendas se califica como vivienda protegida de carácter permanente, quedando incorporadas al patrimonio público de la Generalitat y a la gestión de la Entidad Valenciana dHabitatge i Sòl (EVha).

Tras ser inspeccionadas para comprobar su estado, se determinan las reparaciones que requieran y se inicia el proceso de adjudicación, en colaboración de los servicios sociales de cada municipio.

 

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*