Detienen en Los Montesinos a tres personas que alquilaban la casa donde cultivaban su propia marihuana

La casa se publicitaba en una conocida página web para su alquiler por días, teniendo como norma establecida que los inquilinos no entraran a la buhardilla

La Guardia Civil ha detenido en Los Montesinos a una mujer, española de 46 años, y a dos hombres, españoles de 24 y 28 años de edad, como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas. A estas tres personas, de la misma familia, se les ha incautado 34 kilogramos de marihuana. Los dos hombres han ingresado en prisión.

Una vivienda de la localidad de Los Montesinos era ofrecida para el alquiler por días en una página de internet. A los inquilinos que llegaban, la propietaria siempre les ponía una condición: que no subieran a la buhardilla.

La prohibición de acceso no impidió que quienes estaban pasando allí unos días intuyeran lo que había en su interior. El fuerte olor a marihuana que desprendía la buhardilla les hizo, además de pasar una estancia bastante incómoda, saber que dentro se podría estar cultivando droga.

Tras acabar el periodo de alquiler, denunciaron estos hechos ante la Guardia Civil de San Miguel de Salinas, que fue quien se hizo cargo del caso. Una vez obtenidas las pruebas suficientes, se realizó la entrada y registro de la buhardilla donde encontraron 34 kilogramos de marihuana seca, material de pesaje, abonos, potenciadores, maceteros y sistemas de riego por goteo.

La Guardia Civil procedió entonces a la detención de la mujer y de los dos hombres por un presunto delito contra la salud pública. Tras pasar a disposición judicial, la mujer ha quedado en libertad con cargos, con la obligación de presentarse en los juzgados dos veces al mes y los dos hombres han ingresado en prisión preventiva.

De las investigaciones se desprende que la propietaria, una mujer de 46 años, y sus dos hijos, realizaban en esta estancia todo el proceso de cultivo y secado de la marihuana, pero para sacarse un dinero extra, decidieron alquilar la vivienda por días. Para asegurarse de que no se descubriera la droga, la puerta quedaba cerrada con llave durante el tiempo del alquiler y se imponía como norma el no acceder a ese lugar.

Por otro lado, se ha considerado que la cantidad incautada es de notoria importancia como para tratarse del cultivo para el consumo propio, por lo que todo apunta a que se ha logrado desmantelar un foco de venta de marihuana, gracias al cual habrían obtenido 136.500 euros de beneficio a cambio de estos 34 kilos.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*