El Congreso de Educación incide en el papel del docente como mediador para lograr la alianza entre ciencia y fe

La segunda jornada del encuentro acoge la presentación oficial del Libroguía del Colegio Santo Domingo de Orihuela, obra del director del Museo Diocesano de Arte Sacro, José Antonio Martínez

El emblemático e histórico edificio del Colegio Diocesano Santo Domingo ha acogido hoy la segunda jornada del Congreso Diocesano de Educación “En el camino de una alianza: Ciencia y Fe” que se está celebrando en la Diócesis de Orihuela-Alicante con motivo del 450 aniversario de la Universidad Pontificia de Orihuela.

Durante esta sesión, los ponentes han coincidido en señalar la importancia del papel del docente como mediador para lograr la alianza entre ciencia y fe, así como la relevancia de situar a la persona en el centro de la educación. Precisamente la idea de educar integralmente a la persona fue una de las claves a las que apeló el coordinador de Formación Permanente de la Diócesis Orihuela-Alicante, Pedro Luis Vives, tal y como indicó en su ponencia “Docentes que enseñan a unir la razón y la fe: el itinerario académico del aula como pastoral educativa” , es necesario “una concepción antropológica integral, la que opera el cristianismo” para lograr esa unión entre la razón y la fe. Y añadió que, en este sentido, existe “un clima de esperanza en las aulas”.

Según su conferencia, para lograr esa educación integral es precisa la asimilación de la cultura desde la óptica de la fe cristiana, de modo que el saber que el docente transmite en sus aulas sea integrador y promueva en el alumno una saludable síntesis entre la fe y la cultura. Entre los retos que se presentan para conseguir el itinerario académico del aula como pastoral educativa, figuran: promover un perfil docente cristiano como mediador y transmisor del mensaje cristiano; incluir una competencia espiritual que permita capacitar al alumno en esa síntesis entre ciencia y fe; así como redefinir la pastoral educativa, de forma que disponga de la mayor capacitación para transformar la mentalidad del alumno.

En estos mismos conceptos profundizó Francisco Albaladejo, del Colegio Santo Domingo, quien disertó sobre ’La pastoral en el aula: rigor en la propia materia abriendo a la trascendencia. Complementariedad entre ciencia y fe’.

Siguiendo este enfoque, la visión humanista de la educación centró también la ponencia impartida por la misionera de Nazaret y responsable de la red internacional educativa ‘Nazaret Colegios Innovadores’, M. Mar Sánchez Izuel, sobre ‘Liderazgo transformacional en un mundo líquido’. En relación a este asunto, habló de innovación como un punto “que nos llama a cambiar el mundo desde la educación” y agregó que “lo inesperado es la fuente de innovación” y, aunque admitió que “a quienes somos profesores nos cuesta gestionar los cambios”, reivindicó su búsqueda en un mundo que nos anuncia un cambio de paradigma socioeconómico. Comentó que los educadores cristianos, líderes de sus aulas, “debemos ser maestros y expertos de esta esperanza” y resaltó el papel emergente de la educación para el desarrollo de la humanidad.

La importancia de las emociones en la transmisión de la educación fue otro de los temas tratados en la sesión, Roberto Aguado, especialista en Psicología Clínica y autor del Modelo VEC, quien resaltó las ventajas de trabajar con esta última metodología en los centros, teniendo como objetivo “la idea de la relación humana para la enseñanza”. Desde el punto de vista de la Neurociencia “hoy sabemos que el conocimiento de las asignaturas en todos los contenidos solo se adquiere si tenemos un clima cerebral adecuado y el mismo hemos intentado verificarlo y saber cómo tiene que ser”.

Según explicó, lo componen cuatro emociones, “precisamente las emociones agradables, que identificamos con el acrónimo CASA (curiosidad, admiración, seguridad y alegría) y lo oponemos a otras cuatro emociones también muy importantes para la adaptación, pero no para aprender contenidos que son las emociones TRAM (tristeza, rabia, asco y miedo)”. Agregó que. cuando un niño o una persona estudia desde estas últimas emociones “no va a adquirir conocimientos, no va a tener la capacidad de concentrarse , de memorizar, de poder transmitir o evocar esa información. Mientras que cuando el cerebro está en casa sí es posible”, añadió.

El colofón a la jornada fue la presentación del libroguía del Colegio Diocesano Santo Domingo de Orihuela, escrito por el director del Museo Diocesano de Arte Sacro y Archivero Diocesano, José Antonio Martínez García, también presidente de la Comisión Diocesana para los Bienes Culturales de la Iglesia del Obispado Orihuela-Alicante.

Sello de calidad de Escuelas Católicas 

Esta segunda jornada del Congreso Diocesano de Educación ha acogido la presentación oficial en la Diócesis Orihuela-Alicante del Sello de Calidad de Escuelas Católicas. Se trata de un modelo de excelencia en la gestión educativa que surgió hace aproximadamente un año, heredado de un proyecto exitoso anterior integrado por una red de prestigiosos evaluadores, que decidieron orientar este tipo de evaluación de la excelencia a los centros religiosos ante la creciente demanda de estos últimos para acreditar su ideario católico al tiempo que cumplir con los estándares del modelo EFQM.

En el marco de esta jornada, se presentaron numerosos proyectos y experiencias a través de las comunicaciones orales, que permitieron a los asistentes conocer propuestas prácticas y herramientas para mejorar la educación .

También puede interesar

Publicidad

[yuzo_related]

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*