PP y C’s dan luz verde a la construcción de 2.274 viviendas en Cala Mosca, último tramo virgen de Orihuela Costa

El bipartito de Orihuela aprueba en el Pleno la modificación del plan que permitirá urbanizar esta zona con el rechazo de la oposición que lo califica de «aberración urbanística»

El equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de Orihuela, conformado por PP y C’s, ha aprobado hoy la modificación del Plan Parcial de Mejora del Sector D-1 ‘Alameda del Mar’, es decir, el proyecto de urbanización en Cala Mosca. La propuesta elevada por la Concejalía de Urbanismo ha salido adelante con los votos de los concejales de PP y Ciudadanos. Vox se ha abstenido mientras que PSOE y Cambiemos han votado en contra de lo que consideran una “aberración urbanística”.

Esta aprobación da luz verde al proyecto de la constructora del grupo Gomendio que contempla levantar 2.274 viviendas en Cala Mosca, último tramo virgen del litoral oriolano sin urbanizar. Se trata de un expediente que comenzó a tramitarse a finales de los años 90, y que culmina hoy tras décadas en la que ha estado buscando su encaje legal, y en el que el rechazo social, la crisis del ladrillo y distintos trámites administrativos habían mantenido paralizado.

El concejal de Urbanismo, José Aix, ha explicado durante la sesión plenaria que hay que sacar adelante este expediente porque “estamos ante unos propietarios (el grupo Gomendio) del suelo que tienen unos derechos adquiridos” e impedir la ejecución podría llevar al Ayuntamiento de Orihuela a una indemnización económica millonaria que desde el promotor cifra en 200.000 mil millones de euros.

El edil de Ciudadanos ha mantenido en todo momento que el proyecto sale adelante reservando una zona protegida de 40.000 metros, en la que habitan especies de fauna y flora, así como que el promotor urbanístico garantiza la ejecución de infraestructuras que minimicen el impacto sobre el territorio, como son medidas en materia de acústica, vertebración y movilidad.

En la misma línea se ha pronunciado el concejal de Patrimonio, Rafael Almagro, quien ha señalado que dejar este expediente en el ‘cajón’ podría llevar al Consistorio a incurrir en un posible delito de prevaricación.

Desde los grupos de la oposición, PSOE y Cambiemos, se han mostrado rotundamente en contra de este proyecto que han tildado como “violencia urbanística” contra Orihuela Costa.

El concejal de Cambiemos Orihuela, Carlos Bernabé, ha insistido en que se ha dado luz verde a este proyecto pese a que cuenta con varios informes en contra, como es el caso de uno de la Unidad de Carreteras de Alicante, dependiente del Ministerio de Transporte, en el que se alerta de las consecuencias que la construcción de más de 2.000 viviendas pueden tener en el plano acústico y para la saturación del tráfico, en una carretera N-332 que ya está saturada.

Cabe recordar que la aprobación de esta modificación se iba a llevar a pleno en el mes de julio pero, finalmente, el equipo de Gobierno decidió no incluirlo en el orden del día después de la comisión informativa, en la que se decidió continuar estudiando el expediente que, finalmente, se ha aprobado hoy, en la sesión plenaria correspondiente al mes de agosto.

Bernabé ha lamentado que desde el equipo de Gobierno se ponga por delante los intereses del promotor y ha vaticinado que en unos años la imagen de Orihuela Costa puede ser similar a la del Mar Menor “por colapso medioambiental, climático, económico y social”.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*