La Guardia Civil detiene en Almoradí a dos estafadores por la compra de 28.000 euros en whisky

El pedido recorrió varias provincias españolas: llegó desde Sevilla a un polígono industrial de Callosa de Segura, pero más tarde fue revendido a otra empresa murciana, donde se recuperó casi todas las botellas, más de 2.700

La Guardia Civil, en el marco de la operación YADI ha detenido en Almoradí a 2 personas de 38 y 43 años de edad, como presuntos autores de 2 delitos de estafa, por la compraventa de 2.738 botellas de whisky, valoradas en unos 28.000 euros. Estas personas, realizaron el pedido a una empresa de Sevilla y los mismos productos, sin haberlos pagado, los revendieron a otra empresa en Murcia. Gracias a las investigaciones se ha conseguido recuperar la práctica totalidad de las unidades.

En el marco de la operación, resultaron perjudicadas una empresa de alimentación y logística de Lantejuela (Sevilla) y una cadena de supermercados de Lorquí (Murcia).

Los hechos ocurrieron el pasado día 2 de junio, cuando una empresa mayorista con sede en Lantejuela (Sevilla) recibió el pedido de cerca de 3.000 botellas de bebidas alcohólicas. Para realizar el pago, se acordó que se haría por transferencia bancaria, una vez las botellas llegaran a su destino. La entrega se realizó, pero el dinero no se llegó a transferir.

La empresa sevillana, tuvo entonces las sospechas de que había sido víctima de una estafa por varios motivos: no le hicieron el ingreso del dinero, los compradores no le atendían al teléfono y, sobre todo, que el camión de reparto, cuando llegó al polígono industrial de Callosa de Segura, donde tenía pactado hacer la entrega, no depositó los productos en el interior de un almacén, sino que dejó los palets en la vía pública, según le indicaron dos hombres.

Tras la denuncia, constataron, en primer lugar, que en el albarán de entrega de la bebida aparecía un DNI falso. A su vez, conocieron para transportar las bebidas, habían alquilado una furgoneta en la localidad de Almoradí. Por tal motivo, los agentes se trasladaron hasta ese lugar para realizar varias vigilancias, hasta que por fin aparecieron los presuntos estafadores para devolver el vehículo. Entre sus pertenencias hallaron pruebas y documentos que les relacionaban con los hechos investigados.

Con estas dos personas detenidas por el presunto delito de estafa a la empresa de Sevilla, faltaba saber dónde habían trasladado exactamente las botellas de bebidas alcohólicas para poder recuperarlas, si aún estaban a tiempo.

Después de analizar el recorrido que habían hecho con el vehículo, llegaron hasta una nave de Lorquí (Murcia) donde, tras la inspección y examen de varios lotes de bebidas, localizaron los cuatro palets objeto de la estafa. Los propietarios de esa nave, que no sabían nada de que las bebidas provenían de una transacción ilícita, las tenían almacenadas y dispuestas para ser vendidas al público.

En ese momento, a los detenidos por la estafa a la empresa sevillana, se les sumó un segundo delito de estafa, en grado de tentativa, por haber vendido esas mismas botellas a la empresa murciana.

La rápida actuación de la Guardia Civil permitió recuperar prácticamente la totalidad de las botellas, 2.738 unidades valoradas en 28.000 euros, que de haber pasado unas pocas horas de más, habría sido prácticamente imposible su recuperación, pues la mercancía habría quedado repartida por diferentes localidades.

La operación ha sido llevada a cabo por el Área de Investigación de la Guardia Civil de Callosa de Segura.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*