Detenido en Bigastro por transformar pistolas para el crimen organizado en un taller clandestino

El arrestado es un hombre de 40 años que compraba pistolas detonadoras para modificarlas posteriormente en armas de fuego real, en el taller clandestino que había habilitado en su domicilio

La Guardia Civil ha detenido en Bigastro a un hombre de 40 años que compraba pistolas detonadoras para modificarlas posteriormente en armas de fuego real, en el taller clandestino que había habilitado en su domicilio. En el marco de la denominada operación “Botxo”, la Guardia Civil ha detenido a seis personas en las provincias de Alicante, Bizkaia, Madrid, Toledo, Navarra, Barcelona, Girona y Segovia a las que se les imputan delitos de tráfico de armas, depósito de armas, depósito de municiones y explosivos, tenencia ilícita de armas, falsificación de moneda, contra la salud pública, defraudación de fluido eléctrico, usurpación de estado civil y falsedad documental. Entre los efectos incautados en Bigastro se encuentran armas cortas detonadoras, cañones y correderas, escopetas de balines y unos 600 cartuchos de munición real de distintos calibres.

La operación se inició el pasado año, cuando se detectó que una persona, residente en la provincia de Bizkaia, se estaría dedicando a traficar con armas, que vendía a través de internet y enviaba a sus compradores, por medio de paquetes postales. La investigación reveló que este individuo venía dedicándose a esta actividad ilegal desde hacía varios años, a través de diferentes portales y foros en la red, donde cambiaba frecuentemente de identidad virtual para evitar ser identificado. El suministrador de las armas resultó ser un individuo de Madrid que, bajo la tapadera de ser un intermediario de armas autorizado, desviaba al mercado ilegal armas y municiones, que a su vez eran revendidas por terceros a círculos de delincuencia del país.

En el domicilio del detenido, que registró la Guardia Civil el pasado 25 de junio, se hallaron tres armas cortas detonadoras y modificadas para hacer fuego real. Cañones y correderas para montar al menos cuatro armas cortas más, mira láser, escopeta de balines  y unos 600 cartuchos de munición real, entre otros efectos.

Fue detenido por un delito de tenencia ilícita de armas y depósito de municiones. Fue puesto a disposición de la autoridad judicial de Orihuela, quien decretó su libertad provisional, a la espera de juicio.

La mayoría de los compradores ilegales de las armas, también detenidos, eran personas relacionadas con el crimen organizado y la delincuencia como tráfico de drogas y falsificación de moneda. Uno de los detenidos llevaba varios años huido de la justicia, pesando sobre él varias órdenes de búsqueda y detención, motivo por el cual hacía uso de una identidad falsa. Dos de los seis detenidos ingresaron en prisión incondicional, por orden de la Autoridad Judicial.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*