Bigastro nombrará hijo predilecto al científico Thomas Villanova

ayto bigastro1

El acto se llevará a cabo este próximo sábado 16 y será precedido por la puesta en escena de una obra teatral biográfica

El municipio de Bigastro nombrará este próximo sábado 16 de septiembre al científico Thomas Villanova como Hijo Predilecto de la localidad, en el 280 aniversario de su nacimiento.

Para ello, a partir de las 21.00 horas la plaza de la Constitución acogerá una obra teatral biográfica del científico, interpretada por el Grupo de Teatro ‘El Lugarico’ acompañados por la Sociedad Unión Musical de Bigastro. Posteriormente, se descubrirá una placa conmemorativa del 280 aniversario del nacimiento de Villanova.

Biografía

Tras cursar sus primeros estudios en la Universidad de Orihuela, Villanova obtuvo en 1762 el bachillerato en Filosofía, y, un año después, el de la especialidad en Medicina, doctorándose en 1764.

Después de participar en una serie de oposiciones ocupó las cátedras las cátedras de Teórica y Medicina en la Universidad de Valencia de forma provisional hasta el día veintidós de febrero de 1780, momento en el que ocurrió el fallecimiento de Agustín Vicent, profesor de aforismos de Medicina, declarándose libre una cátedra que pasaría a ocupar Thomas Villanova. Logradas las oposiciones a la Universidad de Valencia, se dedicaría a la redacción y publicación de tratados y libros de carácter científico.

En diciembre de 1786 se aprobó un nuevo plan de estudios que dio lugar a la creación de una nueva Cátedra de Química y Botánica, en cuya confección y planteamiento participó Vicente Blasco García, rector de la Universidad de Valencia que nombró a Thomas Villanova como responsable de la misma, justificando su decisión alegando que tenía los conocimientos y la erudición necesaria para llevar a cabo la dirección de la cátedra con éxito.

Conexión con Bigastro

A pesar de residir durante gran parte de su vida en la ciudad de Valencia, siempre mantuvo el recuerdo de su Bigastro natal, ya que desde la ciudad del Turia envió tratados curativos cuando supo del sufrimiento de sus paisanos ante las epidemias acontecidas en el siglo XVIII. Además, junto a su hermana -María Villanova- contribuyó a hacer realidad la llegada a Bigastro de la deseada imagen de San Joaquín.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*