Vaciando el aire de las caracolas…XXXII

Drama

Drama

Mateo Marco Amorós

La noche del veintidós de enero de 1917 en el Teatro Circo de Orihuela se estrenaba “Los nietos de la Armengola”, drama histórico de Rufino Gea en tres actos –original y en verso– que sería publicado por Tipografía La Lectura Popular de Orihuela seguido de un bosquejo histórico del propio Gea. En la publicación, el autor aprovecha para agradecer al público y actores la aceptación que había tenido la obra. Que hasta ocho veces fue representada. De esta pieza nos dio documentada información nuestro amigo Carmelo Illescas en la revista de 2010 “Orihuela. Fiestas de la Reconquista. Moros y Cristianos”.

Justo Rufino Gea Martínez, según nos informa Aníbal Bueno Esquer en su diccionario biográfico, “Personajes en la Historia de Orihuela” (Orihuela, 2005), nació en Bigastro en 1859 y escribió libros y artículos relacionados con la historia de la Gran Ciudad, siendo cronista honorario de ésta entre 1900 y 1920, año en el que falleció. Del mismo habían dado buena cuenta José Guillén García y José Muñoz Garrigós en su “Antología de escritores oriolanos” (Ayuntamiento de Orihuela, 1974).

El drama “Los nietos de la Armengola” se contextualiza en Orihuela en el conflicto de las Germanías, concretamente en agosto de 1521. Las Germanías resultaron enfrentamientos sociales en Valencia y en Mallorca –contemporáneos a las Comunidades en Castilla– entre 1521 y 1523, revueltas populares contra los privilegios de la nobleza y del patriciado urbano derivadas –como han apuntado diversos historiadores como por ejemplo García Cárcel– de varias causas: El vacío de poder tras la muerte en 1516 de Fernando el Católico y el retraso de Carlos I en jurar los fueros valencianos. La presión fiscal en un contexto de crisis económica, malas cosechas, y la crisis también demográfica debida a la peste de 1519.

En este contexto, los vecinos de Orihuela, los gremios de los oficios, conducidos por el notario Pedro Palomares se enfrentaron al Virrey y a la nobleza reivindicando derechos civiles, culminando el enfrentamiento en la batalla de Bonanza –Rincón de Bonanza–, acaecida a finales de agosto de 1521, en la que según Gea murieron más de cuatrocientos oriolanos y unos seiscientos de los demás pueblos, durando el posterior y humillante saqueo de Orihuela hasta un mes más tarde, hasta veintinueve de septiembre. Por parte real batallaba el Marqués de los Vélez y los principales cabecillas fueron ahorcados y descuartizados. Aquí el verdadero drama. De la representación, romántica, ya hablaremos.

Publicidad

Todos los imbéciles A cara descubierta/ Mateo Marco Amorós Fotografía / Joaquín Marín Posiblemente el tal Thompson de Sunderland haya conseguido lo que no merecía conse...
Un mar de nubes Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía El cuadro, de Caspar David Friedrich, recibe diversos títulos: "Caminante ante ...
Cinema Paniso Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía De mi infancia en la casa de mi abuelo recuerdo especialmente los días de traji...
Elogio de la frontera Mateo Marco Amorós A cara descubierta En 2017, terminando el curso, presentamos el primer ejemplar del anuario BARRO MH, publicación del Instituto...
Y lloraremos el escombro A cara descubierta / Mateo Marco Amorós Fotografía / Joaquín Marín Terminábamos el año trayendo una voz antigua de Orihuela, la publicada en el se...
Voz antigua que nos llama Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía "La iglesia de San Agustín de Orihuela necesita de una gran reparación; reparém...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*