El Ayuntamiento alquila durante un año el Centro Cultural de la CAM para mantenerlo abierto

El espacio de la Caja de Ahorros del Mediterráneo cerró sus puertas el pasado 31 de marzo tras el ERE anunciado por la Fundación CAM  

El alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, ha anunciado este miércoles que el Ayuntamiento ha alcanzado un acuerdo de arrendamiento con la Fundación Caja Mediterráneo para mantener abiertas las instalaciones del Centro Cultural, ubicadas en la calle Loaces.

El Aula Cultural CAM cerró sus puertas el pasado 31 de marzo tras 31 años dando servicio a la capital de la Vega Baja tras el ERE anunciado por la Fundación Caja Mediterráneo.

De esta manera, Bascuñana explicó que “durante un año, el Ayuntamiento arrendará estas instalaciones emblemáticas de nuestra ciudad que tan demandadas son por los oriolanos, por lo que a partir de la firma de este contrato la próxima semana podremos hacer uso de las mismas”. Y es que este es resultado de meses de negociaciones entre las dos partes con el objetivo de “evitar que se cerrarán estas instalaciones tan completas de las que los oriolanos seguirán disfrutando gracias a este acuerdo”.

Asimismo, el primer edil aseguró que la finalidad “es poder alcanzar a lo largo del año un consenso para sacar adelante un convenio a tres bandas, Ayuntamiento, Generalitat Valenciana, y Fundación Caja Mediterráneo, como se ha hecho ya en otros municipios”.

El coste total de este arrendamiento será de 8.000 euros más IVA.

Aula Cultural

Este espacio lo componen dos salones que suman 554 butacas, un salón diáfano para realizar talleres, una sala de exposiciones, un aula joven con dos salas de ordenadores, un almacén de archivos y el sótano. Cuenta además con un patrimonio de gran valor como el archivo fotográfico ‘Juanito Fenoll’, un belén obra de Sánchez Lozano o cuadros de Belló, Pérez Gil o Alfonso Ortuño.

Por sus salas han pasado centenares de exposiciones, presentaciones de libros, conciertos y todo tipo de eventos culturales a lo largo de más de tres décadas de actividad. Además de servir como espacio para formación, realización de talleres o ponencias.

En su legado queda también servir como cine de la ciudad, puesto que se proyectaban películas cuando desaparecieron la sala Novedades y el cine Avenida y la ciudad quedó sin salas hasta la apertura del Centro Comercial Ociopía en el año 2006. También fue uno de los primeros lugares en ofrecer ordenadores con internet, antes de que la banda ancha llegara a prácticamente todos los hogares del municipio.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*