La tierra y el cielo

Mateo Marco Amorós / Uno de aquellos

Fotografía / Joaquín Marín

Uno administra sus lecturas como puede y no siempre podemos leer lo que apetece. Nuestra profesión determina las prioridades y durante el curso los momentos lectores están ocupados principalmente en historias y geografías. Es en vacaciones cuando uno tiene más libertad para la elección.

Cuando en junio pasado tuvimos el honor de presentar el poemario de María Engracia Sigüenza Pacheco, “El fuego del mar”, advertimos que sobre una pila de libros teníamos pendientes por atender algunos de poesía. Entonces, a esa pila, y concretamente a los de poesía, se sumó “La tierra y el cielo” del oriolano José Manuel Ramón. Leído este verano, he sentido “La tierra y el cielo” como balbuceo. No en su acepción de palabra torpe, sino originaria. Palabra-esencia pronunciada como nexo necesario para nuestra humanidad. Miguel Veyrat, en el prólogo, destaca lo imperioso de la palabra dicha, de la voz pronunciada hacia el otro. Voz compartida entonces.

Comentando con el poeta José Luis Zerón algunos rasgos del libro, nos confirma en la sospecha de que “La tierra y el cielo” son versos para ser escuchados. Dicen que la lectura de poesía exige soledad, mas aquí las palabras, como ecos calcáreos, suenan compartidas. Resuenan transportándonos al origen de nuestro origen mediante símbolos y voces. Onomatopéyicas en ocasiones. A veces hasta se desglosan precipitadas en cascada –o estalactita– de versos. Silabeándose. Como cuando comenzamos a hablar. Porque si el verbo se hizo carne, la carne precisó pronto del verbo.

Prologado como hemos dicho por Veyrat, el libro presenta tres apartados: “Memorial de antorchas (Cielo)”, “Nieve perpetua (Tierra)” y “Noche profunda (Inframundo)”. Y resulta todo un runrún indagando en los orígenes de la humanidad. Y ahí está la cueva –”primigenio universo”– y el fuego y el sílex y el arte y la magia y la fertilidad y… Y la muerte y el deseo de trascendencia. O acaso el de volver a empezar. Escribe el poeta: “ungidos / de ocre rojo / la muerte derogamos / liberada el alma en luna / creciente // en ovillos / se volvía a la tierra / ahondando gredas uterinas / –hato para trascender el misterio / cual inflamada luz presta / al alumbramiento”. “La tierra y el fuego”. Publicado en ARS POETICA. Colección Ars Nova.

Publicidad

Los cascos Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotogragía "¿Has traído los cascos?" Era la pregunta del tendero al hacer la cuenta. Cuent...
Gazapos A cara descubierta / Mateo Marco Amorós Fotografía / Joaquín Marín Si cuando publicamos nos amenazan las erratas, cuando hablamos o escribimos son...
La virtud de la municipales Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía A pesar de la dilatada resaca electoral permítasenos una reflexión al hilo de l...
Todas las familias infelices Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía "Todas las familias infelices" es el título de un reciente libro de Ramón Bas...
Bicicletas A cara descubierta / Mateo Marco Amorós Fotografía / Joaquín Marín Hubo un tiempo en el que la bicicleta era el medio de transporte más utilizado ...
Ruinas monumentales, ruinas históricas Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Hay conceptos que los carga el diablo. Como las armas. Así los adjetivos para r...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*