CSIF denuncia que Correos lleva a cabo traslados de personal de la comarca sin la negociación previa preceptiva

Aseguran que el siguiente traslado se va a producir de Catral a Almoradí

El sindicato CSIF quiere denunciar que Correos está realizando traslados de personal en la provincia de Alicante de forma unilateral sin llevar a cabo la negociación preceptiva, una circunstancia que ha llevado al sindicato a interponer la correspondiente denuncia en Inspección de Trabajo.

Correos considera que cuenta con muchas oficinas en la provincia en las que la función del director de oficina es también la de jefe de reparto y con el fin de diversificar el modelo de negocio pretenden que la persona responsable de esos cometidos se dedique a uno solo de ellos.

Para llevarlo a cabo, a las unidades mixtas de pequeño tamaño de Correos (las que cuentan con servicio de reparto y de atención al cliente) se les está notificando sin negociación previa que en un plazo de 15 días cambian de destino.

El primer lugar de la provincia en el que se ha llevado a cabo este proceso ha sido la comarca de la Marina Alta, donde carteros de El Vergel y Pedreguer fueron trasladados a Ondara. Ahora se va a hacer lo mismo con los de Catral a Almoradí, Callosa d’Ensarria a La Nucia, y Cocentaina a Alcoy.

Esto, sumado a que como cada verano nos encontramos otra vez con la problemática de no sustituir al personal que se va de vacaciones y está de baja hace que el resto de carteros deba asumir su carga de trabajo.

Hay que tener en cuenta que las actuales circunstancias sociales han hecho que se incremente notablemente el volumen de paquetería y notificaciones. Estas últimas se han visto incrementadas en unas 4.000 notificaciones por unidad de reparto, lo que viene agravado por el hecho de que tienen una fecha de entrega que si no se cumple acarrea una penalización a Correos. Ante ello parece que la actitud de la empresa haya sido la de preferir pagar una cuantiosa multa antes que haber contratado a más personal, ya que no se hizo en un principio, si bien a última hora ha tenido que llevar a cabo esas contrataciones de refuerzo.

Esta saturación de trabajo está provocando que la carta ordinaria no se esté repartiendo como debería hacerse de forma generalizada al darse prioridad a la paquetería y a las notificaciones, teniendo en cuenta que cada cartero puede llevar de media 80 envíos de los considerados como registrados, es decir, que requieren recoger los datos del destinatario en el momento de su entrega.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*