Clases en línea en tiempos de excepción

Carmelitas Orihuela sigue la rutina escolar a distancia gracias a las herramientas digitales

En el Colegio Nuestra Señora del Carmen de Orihuela la rutina se impone en tiempos de cuarentena y confinamiento. “Parece un día más, aunque es evidente que no lo es. La no presencialidad enrarece las clases al principio, pero la barrera tarda muy pocos minutos en caer”, así señalan desde el centro educativo a través de un comunicado.

Tras años de transformación digital, el colegio tiene a todos los cursos mayores de 10 años equipados con ordenadores. De quinto de primaria a cuarto de ESO, cada alumno dispone de un Chromebook que le permite acceder a diversos recursos y actividades digitales y, por supuesto, seguir las clases en directo. Los profesores se conectan a la misma hora que dicta el horario habitual de clase, pasan lista y proceden a explicar o a corregir los contenidos pertinentes.

Los alumnos responden por encima de las expectativas. Algunos profesores lo achacan a la responsabilidad individual y, otros, a que la sobrerresponsabilidad de los alumnos se debe a que no quieren generar problemas en casa en una situación tan delicada. “Un proceso de maduración forzosa” señalan.

Los más pequeños, por su parte, reciben diariamente instrucciones con el trabajo que deben realizar a través de la plataforma digital del colegio. Para ello, los profesores realizan varias videconferencias con los padres para especificar las tareas que deben hacer o para resolver dudas de cualquier tipo.

“La tecnología al servicio de los valores”, propone Eduardo Espín, director pedagógico. Ese fue el leitmotiv que inspiró al centro a revolucionar su manera de impartir las clases o de organizarse a nivel interno sin perder su esencia y el carisma religioso. En apenas cinco años, pasó de ser un colegio analógico y sin más contacto con la tecnología que una sala de informática a convertirse en uno de los diez únicos centros de España con el sello Google Reference y el único de la comarca de la Vega Baja. La compañía californiana acredita a aquellos centros educativos que demuestran la formación y aplicación de los paquetes tecnológicos que ponen al servicio de escuelas o institutos, reto que el colegio del Carmen consiguió en tiempo récord, manifiestan.

Gracias a las herramientas Google Classroom, Google Calendar, Hangouts, Aula Planeta o Thinko, los alumnos del colegio Nuestra Señora del Carmen pueden seguir las clases tanto en directo como en diferido y mantienen el ritmo del curso escolar. También se facilitan las tutorías individualizas o colectivas con padres y alumnos de manera remota para resolver dudas sobre los contenidos y materiales o acerca de la organización.

A través de las herramientas digitales de las que disponen, los alumnos trabajan con plazos fijos de entrega, pueden colaborar en línea con otros compañeros en trabajos y proyectos e, incluso, puede ser evaluados por videoconferencia o través de formularios online.

La normalidad y la rutina se echan más en falta que nunca. A pesar de todo, la adaptación de los carmelitas al nuevo ecosistema digital y a la desgraciada realidad social que vivimos ayuda a los alumnos y, por lo tanto, a las familias. La educación entendida como servicio en tiempos de excepción.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*