De Venecia a Las Vegas: los casinos históricos que ofrecen hasta visitas guiadas

Edificios históricos situados en los mejores rincones de Europa y Estados Unidos, en cuyo interior se mezclan el lujo y el estilo clásico junto con mesas de póker y ruletas y tragaperras; algunos de estos famosos casinos ofrecen incluso visitas guiadas a los turistas

La actual situación social y las nuevas tecnologías han revolucionado la forma de relacionarse con los casinos. Ya no se suele acudir tanto a un edificio a disfrutar de una buena partida de póker o unas tiradas a la ruleta; ahora, desde cualquier dispositivo móvil y a cualquier hora del día, se puede disfrutar de esos pequeños placeres de ocio a través de alguna de las numerosas plataformas online de casinos existentes en el sector de España. Incluso, uno, merced a estas nuevas tecnologías, puede adentrarse en algún casino extranjero sin moverse del sofá de su misma casa. Cosas de este mundo digital en el que vivimos.

Pero esta renovación en la forma de interactuar con los casinos no nos debe ocultar que aún existen edificios históricos que albergan máquinas tragaperras, mesas de póker o ruletas en las que jugarse todo el capital al rojo. Estos casinos siguen manteniendo su encanto y son absolutamente compatibles con los casinos virtuales, cuyo futuro es claramente más prometedor a tenor de la actual digitalización en la que estamos inmersos y al creciente empuje de las nuevas generaciones.

Pese a esa enorme popularidad con la que cuentan los casinos en internet, sus homólogos en el mundo tradicional continúan reinando en muchas ciudades del mundo, e incluso, aunque no se sea jugador de casino conviene visitarlos por el propio encanto e historia que desprenden sus paredes. ¿Quién no haría una visita turística al casino de Montecarlo? ¿O quién rechazaría darse una vuelta por el interior de los casinos de Las Vegas? Son atracciones turísticas. ¿Y cuáles son esos casinos tradicionales capaces de mantener ese encanto y conservar la emoción del juego y tener incluso su versión en el mundo online?

De Venecia a Las Vegas

Empecemos por el Casino de Venecia. Se trata del casino más antiguo del mundo, con más de 400 años de historia. Este casino fue construido en 1509 a petición de una de las familias nobles de Venecia, y no precisamente porque quisieran jugar a las cartas, sino porque deseaba que ese edificio fuese su hogar; con el tiempo acabó siendo el casino. Eso sucedió en el año 1638, siendo el centro neurálgico de las apuestas y juegos de los hombres más acaudalados de la ciudad de los canales. Su entrada, ya de por sí merece una visita, está en el mismo Gran Canal veneciano. Ni que decir tiene que el lujo y la elegancia reinan en sus amplios salones. Un espacio único, incluso para los ladrones, quienes han perpetrado más de un sonoro robo, como sucedió no hace muchos años (2010).

Otro casino que mezcla lujo, belleza y glamour por los visitantes es el Casino de Montecarlo. Qué decir del Principado de Mónaco. Este casino fue edificado en el siglo XIX, concretamente en 1856. Al contrario que el casino de Venecia, este casino siempre fue casino desde que la princesa Carolina (no la actual Carolina) impulsara su construcción. Además de salones para juegos y apuestas, el edificio alberga restaurantes y una casa de ópera. Como curiosidad: los habitantes de Mónaco no tienen la entrada permitida. Cosa de ricos y del negocio.

Al sur de Alemania se sitúa el casino de Wiesbaden. El casino de Baden Baden (construido en el siglo XVII como el hogar de un marqués) está considerado como uno de los casinos más bonitos del mundo. Y sí, este casino tiene un tour turístico para sus visitantes. Como si se tratase de un museo que albergarse obras de grandes pintores o escultores. La belleza de sus salones se centra, especialmente, en su mobiliario y en sus rincones para adentrarse en el spa (está en una zona de balnearios), y del cual se dice que alberga uno de los más grandes del mundo. Y como sucedía con el de Mónaco, este casino también tiene restaurantes, teatros y hasta un salón para ofrecer conciertos. Y encima está cerca de la conocida como Selva Negra, uno de los sitios más turísticos de Alemania.

La meca de los casinos

Al otro lado del Atlántico, en los Estados Unidos, en Las Vegas, encontramos la ciudad de los casinos, del juego en general, de la ostentación del lujo. Entre todos ellos, debemos destacar al Golden Gate, que lleva operando como casino desde 1906 y cuenta con las mejores historias. De visita por Las Vegas tampoco hay que olvidarse del casino Flamingo, decorado enteramente con flamencos (de ahí su nombre) y palmeras. Abierto desde 1946, cuenta con más de 7.000 metros cuadrados y más de 3.500 habitaciones en las que descansar tras una intensa jornada de juegos.

Esta ciudad de Nevada, como decíamos, es la ciudad del juego. La meca de los casinos. Y por este motivo, también debemos visitar el casino Tropicana. Otro de los casinos más emblemáticos de esta ciudad, desde que fuera abierto en 1957. La ostentación y el lujo también están muy presentes entre sus paredes. Lo mismo puede decirse del Circus, también en Las Vegas, aunque de creación más reciente. En 1968 se construyeron más de 10.000 metros cuadrados dedicados al juego y a los espectáculos que se ofrecen en sus instalaciones. El Caerars Palace debe ser el último casino a visitar en Las Vegas. Abierto en 1966 destaca por su homenaje al Imperio Romano. Las esculturas de mármol y guiños a la historia de Roma están presentes en todos sus rincones.

De vuelta a Europa (dejaremos para otro momento un recorrido por otros continentes, porque en Asia también hay varias mecas del juego) visitaremos un casino ubicado en Italia, a orillas del lago Lugano y donde se juntaban, en su momento, espías de la Primera Guerra Mundial. Hablamos del Casino di Campione; con un edificio de estilo clásico, aunque una ampliación modernizó sus instalaciones. Juego, ocio y turismo, todo mezclado en estos tiempos donde reina la digitalización. Estos casinos resisten con su encanto de siempre.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*