Detienen al presunto autor de seis robos en el casco antiguo de Rojales

Cuartel de la Guardia Civil en Almoradí

Sustraía objetos de escaso valor y tamaño porque después los tenía que cargar él mismo a peso y volverse caminando, ya que carecía de vehículo propio

La Guardia Civil ha detenido en Rojales a un hombre, español de 33 años, como presunto autor de cinco delitos de robo con fuerza en interior de vivienda, un delito de robo con fuerza en interior de establecimiento comercial y un delito de hurto en interior de vivienda. Tomaba su casa como referencia para ir andando hasta los lugares de la comisión de los delitos.

Desde el pasado 11 de marzo, la Guardia Civil ha estado investigando la comisión de siete delitos contra el patrimonio, ocurridos en la localidad alicantina de Rojales, que compartían varios elementos en común: todos sucedían en el casco antiguo de la localidad, donde hay escaso tráfico de vehículos; se iniciaron durante la fase de confinamiento, cuando los movimientos de personas estaban restringidos; y los objetos sustraídos no eran de gran tamaño, por lo que podían ser trasladados fácilmente para después venderlos a un tercero.

Las pesquisas practicadas llevaron a los agentes a sospechar de un individuo, con antecedentes policiales, cuyo domicilio estaba situado exactamente en la zona antigua antes reseñada. Desde ese lugar, que conocía perfectamente, podía moverse a pie hasta donde pretendiera robar, teniendo en cuenta que al carecer de vehículo propio ese era su único medio de transporte.

El modus operandi que mejor le funcionaba, debido a su gran destreza, era escalar muros que podían tener una altura considerable, de entre 3 o 4 metros, o también se podía servir de una pata de cabra para romper puertas y acceder al interior de las casas o locales.

Su actividad delictiva acabó tras ser reconocido por los agentes, gracias al análisis de las grabaciones obtenidas de unas cámaras de seguridad, situadas en un punto cercano a uno de los robos.

El Área de Investigación de la Guardia Civil de Almoradí, procedió a su detención como presunto autor de seis delitos de robo con fuerza (en cinco viviendas y en un local comercial) y un delito de hurto en interior de vivienda. Tras prestar declaración, quedó en libertad, con la obligación de presentarse cuando sea requerido por la autoridad judicial.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*