El PSOE Callosa propone al gobierno local una batería de medidas para un plan de cobertura social y reactivación económica

Señalan a colectivos vulnerables y familias, autónomos y microempresas principales beneficiarios

Iniciada la fase de desescalada del confinamiento y ante la necesidad de planificar la vuelta a la normalidad el grupo socialista callosino ha propuesto al equipo de gobierno para su debate una batería de medidas que permita articular un plan consensuado de emergencia social y de reactivación económica frente a la crisis provocada por la Covid-19, con medidas encaminadas a familias, colectivos vulnerables, reactivación de la economía local y sectores productivos del municipio -especialmente en autónomos y microempresas – más castigados por la incidencia de la pandemia.
El comunicado habla de preparar un fondo de contingencia suficiente en el presupuesto 2020 de ayudas a colectivos más desfavorecidos junto con el aseguramiento de los servicios básicos, coordinado con un refuerzo a las familias en cuanto al uso de la escuela infantil municipal mediante o el consumo de agua mediante medidas fiscales son las propuestas planteadas en el ámbito de la emergencia social y familia para este ejercicio donde las propuestas enfocadas a la economía local y dirigidas a los sectores productivos se enfocan en los autónomos y las microempresas, facilitando una ayuda directa así como el acceso a liquidez mediante el uso de mecanismos municipales de financiación ya verificados. En cuanto a potenciales emprendedores, medidas fiscales en la exención de la tasa de licencia de apertura de posibles negocios, todo en este ejercicio 2020.
Un capítulo concreto y principal se ha planteado para los sectores económicos más afectados, el comercio y la hostelería, contemplando medidas fiscales de exención desde el impuesto de bienes inmuebles para los locales afectos a su actividad, pasando por la exención de tasas de la venta no sedentaria y sedentaria del mercado de abastos,  la exención de la tasa de ocupación de mesas y sillas y la ampliación de ocupación hasta que se salga de la desescalada y la tasa de la recogida de residuos sólidos urbanos, donde todas las medidas fiscales son para este ejercicio 2020. De igual forma se plantea la necesidad de realizar una campaña continuada de impulso al comercio y hostelería local durante un año de promoción y publicidad de la localidad.
El funcionamiento del plan debe responder a criterios de rapidez y flexibilidad en su implantación como clave a la hora de poner en marcha las medidas, tanto por su trasversalidad en diferentes departamentos como en la modificación de ordenanzas fiscales y consiguiente proceso para su aprobación, lo que no obvia que la situación requiere una puesta en marcha que exige inmediatez y decisión.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*