Hijos que no son de los padres

Mateo Marco Amorós / Bardomeras y Meandros

Joaquín Marín / Fotografía

A ver: Me pregunto. Si los hijos, siendo hijos, no son de los padres, y al decir padres queremos decir padres y madres, de quién son… En Esparta los niños desde los siete años eran apartados de sus familias para recibir formación militar. Las leyes obligaban a entregarlos al pedónomo. El objetivo era formarlos como soldados. Y como soldados vivían apartados de la familia. Que el individuo esté al servicio del Estado –y no al revés– es rasgo totalitario.

Viviendo en sociedad, nadie niega su disposición a servir a los demás. Y por ello tampoco se niega a atender apelaciones como la que Kennedy lanzó a sus compatriotas. Aquello célebre de: “No preguntes qué puede hacer tu país por ti, sino qué puedes hacer tú por tu país.” Pero de ahí a entregarse al total dejando uno de ser, fundido y confundido en el común, no lo veo. Uno tiene que ser libremente quien es y desde su libertad individual servir a los demás.

Sí, si los hijos, siendo hijos, no son de los padres, de quién son… ¿O qué son?… ¿Okupas? ¿Acaso huéspedes? ¿Personas en acogida? ¿O melones?… ¿Y las hijas? Mi paisano José Guillén Hernández en sus Estampas villeneras, las que nos trajeron de manera entrañable y en habla local la Villena del primer tercio del siglo XX, recordaba cómo algunos pregones de los vendedores ambulantes servían de juego a la chiquillería. Rapazuelos que retrucaban el pregón del vendedor con chanza. Así, por ejemplo, al grito de “Arfalfel” respondían: “Te meten en la cárcel”. Y al de “¡Caracoles chupalanderos!… “¡Chúpalos tú que yo no los quiero! Retrucaban o se adelantaban al pregón. Así sucedía cuando el melonero. Antes de que éste vociferara su mercancía, los chiquillos decían: “¡Padres los que tengáis hijos!”… “Melooneees” remataba inconsciente el vendedor. Padres melones, hijos melones, significado coloquial de melón es el de “hombre torpe o necio”. Y de melona el de “persona boba, necia, inepta o torpe”.

Me lo pido: Quien niegue la evidencia de que los hijos –hijos e hijas– son de los padres –padres y madres– es melón o melona.

También puede interesar

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*