Orihuela CF, al borde de la sorpresa ante el Villarreal (1-2)

Los oriolanos forzaron la prórroga y sólo un gol ‘groguet’ en el 117’ eliminó a los amarillos después de un partido muy intenso y para recordar ante más de 3000 espectadores en Los Arcos

Antonio Peñalver

El Orihuela CF rozó la proeza ante el Villarreal CF en partido de la segunda eliminatoria de la Copa del Rey jugado el sábado 11 de enero en Los Arcos. Un gol de los ‘groguets’ cuando faltaban tan sólo tres minutos para el final de la prórroga eliminó a un bravo equipo oriolano. Marcó el internacional español Gerard Moreno en el 72’, igualó Brian Pallarés en el 82’ y volvió a anotar el ariete del Villarreal en el 117’. El técnico visitante Calleja habló en sala de prensa de “victoria sufrida” y el local Albadalejo de “un partido de mis jugadores ante el que hay que quitarse el sombrero”. De nuevo la prórroga dejó al Orihuela CF en la cuneta, pero con la cabeza alta después de tutear y jugar con desparpajo y sin complejos ante todo un Primera División.

Fue un partido intenso, vibrante y abierto. Ya en el 1’ un pase en profundidad a Bacca lo despejó Aitor con una acertada salida y en la misma jugada un atacante visitante chutó junto al poste. En el 9’ fue Chukweze el que probó fortuna con otro tiro peligroso. Luego enseñaron los dientes los amarillos con una primera aproximación que tuvo a Pitu como protagonista, despejando Alberto el peligro en el 10’; en el 13’, tras buena jugada, hubo otro disparo de Pitu alto; y en el 17’ lo intentó Solano con un lanzamiento que paró el portero del Villarreal. El OCF estaba enchufado y le había perdido ese respeto inicial al Villarreal. Los amarillos estaban muy motivados, bien situados, defendían bien y salían con rapidez. El equipo de Calleja dominaba y tenía el balón en su poder, pero no lograba crear peligro en ataque. Su siguiente ocasión llegó en el 22’ cuando Chukweze metió a Bacca, que remató fuera. El OCF, que estaba muy bien, tuvo en el 26’ un contratiempo con la sustitución de su cerebro Rodri por unos problemas físicos, supliéndole Luis Gilabert. Antes Bacca tuvo que ser atendido en la banda por un golpe en la nariz. Ambas circunstancias hicieron decaer un tanto el fuerte ritmo de ambos contendientes desde el inicio.

En el tramo final de la primera mitad, el Villarreal volvió a apretar, gozando en el 30’ de su ocasión más clara cuando un tiro de Bacca lo despejó a córner en una gran intervención Aitor Arias, que iba así a comenzar su gran exhibición de la noche con un exquisito repertorio de paradas y despejes. La presión del Villarreal era fuerte, pivotando todo su juego en Cazorla, que dejaba muestras de su calidad y visión de juego. El Villarreal mostraba un alto grado de velocidad en sus acciones como equipo de Primera División, metiendo balones al área, pero los oriolanos defendían a gran nivel, no dando opciones de remate en taque al Villarreal. Esto hizo que hasta el 42’ no llegara otra acción peligrosa visitante, cuando un remate de Cazorla lo sacó Arias. Con el 0-0 se alcanzó el descanso.

De cara a la segunda parte, Calleja metió en el campo a Gerard Moreno por Trigueros y desde el comienzo la presión del Villarreal creció y fue constante, encerrando en su campo al OCF, que siguió estando firme en tareas defensivas. En el 48’, un tiro lejano de Morlanes lo paró Arias. Tras varios minutos de agobio, el quipo local se sacudió la presión y comenzó a estirarse. En el 53’, Chechu Flores tuvo opción de tiro y probó suerte con un lanzamiento que atajó Fernández. Los oriolanos no se amilanaron y pudieron adelantarse en una jugada en el 59’, en la que una veloz arrancada de Pitu, que comenzó a causar estragos en la banda derecha del Villarreal, acabó con un centro que desperdició Solano, en clara situación para macar, pero en su remate no pudo golpear bien el balón. El partido estaba abierto con dos equipos a por todas. En el 61’, un remate a bocajarro de Bacca acabó con oro paradón de Aitor Arias, que levantó a todo el público de sus asientos. Memorable intervención. La respuesta la dio Pitu en el 63’ con un rápido ataque y un tiro alto.

Las ocasiones comenzaron a sucederse. En el 63’, lo intentó el cerebro Cazorla con un tiro que despejó de nuevo un inconmensurable Aitor Arias. Con rápidas salidas oriolanas y dominio del Villareal se entró en los últimos veinte minutos de partido. El Villarreal lo intentaba, pero no encontraba huecos para tirar con opciones de gol, porque el OCF estaba ordenado, metido y no dejaba espacios. Tuvo que ser el goleador castellonense Gerard Moreno el que abriera el marcador en el 72’, al resolver ante Aitor Arias.

El entrenador local Albadalejo empezó a hacer cambios para refrescar el equipo. En el 72’, entró al campo Llor por José Carlos. El gol visitante por momentos hizo decaer al OCF en sus intentonas, pero pronto volvieron los locales a la carga y eso animó de nuevo a una afición oriolana entregada a su equipo. La fe y el trabajo amarillos tuvieron su premio en el 82’, cuando otra arrancada de Pitu acabó con dos remates y dos rechaces consecutivos del portero hasta que Brian Pallarés acertó a marcar el 1-1. Los Arcos se vino abajo y los gritos de ‘Sí se puede’ se generalizaron. Un OCF bravo, atrevido y electrizante le estaba plantando cara a todo un Primera División. En el 84’, el árbitro anuló por fuera de juego un tanto de Carlos Bacca y en el descuento un tiro de Cazorla tocó en el exterior del poste y la pelota salió fuera. Con 1-1 acabó el partido y tocaba afrontar la prórroga.

El Villarral volvió a salir apretando y en el 94’ el arbitro anuló otro gol visitante por fuera de juego y escasos segundos después Arias, a tiros a bocajarro de Bacca y Ontiveros, se consagró y el delirio llegó de nuevo al graderío por una nueva intervención del arquero oriolano. Pasara lo que pasara, Arias ya era el héroe del partido. En el 96’, un tiro el Villarreal lo despejó otra vez el portero amarillo, cuyo nombre coreaba el público. Se estaba viviendo una prórroga vibrante e inolvidable con dos equipos volcados y con un ambientazo de partido grande en la grada. Los continuos cánticos de ánimo del Frente Eskorpión y el pundonor de los jugadores oriolanos crearon un clímax que no se vivía desde el ascenso contra el Tarazona. Al comenzar la segunda parte de la prórroga, en el 106’, Brian metió a Pitu, cuyo tiro atrapó el portero visitante. El activo, veloz y vertical extremo del Orihuela CF también levantó de sus asientos a la grada, que coreó su nombre.

La respuesta del Villarreal fue un lanzamiento de Gerard Moreno, que detuvo otra vez Arias. En el 107’ de partido, gran jugada personal de nuevo de un acertado Gerard Moreno y la pelota se marchó fuera. Pese a las ocasiones visitantes, el OCF tuteaba a su rival y jugaba salía al ataque sin complejos cada vez que tenía la pelota con transiciones rápidas y gran trabajo en ataque de Cases, Solano y Pitu. En el 109’, Cazorla metió a Mario Gaspar, que hizo despejar a córner a Aitor Arias, que en el 116’ respondió con otro paradón a nuevo tiro de Mario Gaspar. Restaban apenas tres minutos de juego y una afición local volcada saboreaba ya el empate final del partido y la tanda de penaltis, pero fue en ese momento cuando de nuevo apareció el olfato goleador de Gerard Moreno y en el 117’ llegó el 1-2 definitivo después de un balón al área de Moreno, que Iborra dejó para Gerard, que batió el portal de los oriolanos, que ya no pudieron irse al ataque por su gran desgaste. Luego el colegiado dio un minuto de añadido, que no se llegó a cumplir entre las protestar del público. Así acabó una noche un partido para recordar, donde el fútbol oriolano saboreó durante 117’ otra gesta copera en la que ha sido su vigésimo quinta participación de la Historia en la Copa de España.

Calleja alineó en el Villarreal CF a Andrés Fernández, Mario Gaspar, Raúl Albiol, Funes Mori, Alberto Moreno, Cazorla, Manu Trigueros (Gerard Moreno 46’), Morlanes (Quintillà 110’), Chukwueze (Iborra 87’), Ontiveros (Moi Gómez 61’) y Carlos Bacca. Por el Orihuela CF su técnico Gerard Albadalejo jugó con Arias, Pina, Badal, Inglés, Marín, Solano, Rodri (Gilabert 26’), José Carlos (Llor 75’), Brian Pallarés, Chechu Flores (Cases 61’) y Pitu (114’ Fonda). Arbitró Melero López, auxiliado por Torre Cimiano y Martínez Serrato. Amonestó a Badal, Marín e Iborra. Noche fría y más de 3000 espectadores en las gradas.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*