Vaciando el aire de las caracolas…L

Exposición

Exposición

Mateo Marco Amorós
 

Quién mejor podrá juzgarnos que V. M. que ha orado en nuestros templos y recorrido las extensas bóvedas de nuestro antiguo Seminario; quién mejor que V. M. que contemplando desde sus elevadas plazas el magnífico panorama de nuestra vega, ha tenido ocasión de observar más de una vez las condiciones topográficas de nuestro país y de esa multitud de pueblos que se agrupan al rededor de la Ciudad como los hijos al rededor de su madre?”

Vuestra Majestad –estamos en 1882– es el rey Alfonso XII y quienes con tono petitorio se dirigen a él son el Ayuntamiento y pueblo de Orihuela. El fragmento pertenece al documento que la ciudad remitió a la corona bajo el título “Exposición que el Excelentísimo Ayuntamiento de Orihuela elevan a S.M. el Rey con motivo de la traslación de la Silla Episcopal solicitada por el Ayuntamiento de Alicante”, publicada en Orihuela en la imprenta de Cornelio Payá en 1882 (Véase la edición facsímil por Librerías París-Valencia, Valencia, 1994).

Antes, el 16 de marzo de 1851, reinando Isabel II, España renovaba el Concordato con la Santa Sede. El Pontificado lo ocupaba Pío Nono. Este Concordato suponía una compensación del gobierno moderado a una Iglesia dolida por políticas liberales precedentes como la Desamortización y supresión del diezmo. El gobierno, buscando la conciliación con Roma, procuró una dotación generosa para mantenimiento del culto y del clero, amén de otros beneficios y privilegios: reafirmación de la confesionalidad católica del Estado –ya reconocida en la Constitución de 1845–, control sobre la Enseñanza…

Pero el Concordato en su artículo quinto también obligaba a una reorganización de las diócesis que afectaba a Orihuela. Dicho artículo dice: “En atención a las poderosas razones de necesidad y conveniencia que así lo persuaden, para la mayor comodidad y utilidad espiritual de los fieles, se hará una nueva división y circunscripción de diócesis en toda la Península e islas adyacentes.” Y más adelante: “La silla episcopal de Calahorra y la Calzada se trasladará a Logroño, la de Orihuela a Alicante, y la de Segorbe a Castellón de la Plana, cuando en estas ciudades se halle todo dispuesto al efecto y se estime oportuno, oídos los respectivos prelados y cabildo.”

Si en 1851 reaccionó Orihuela contra el traslado dirigiéndose a Isabel II, igual será en 1882, instando a su hijo Alfonso XII, cuando Alicante reclamara el cumplimiento del Concordato. Ahí la exposición. Ahí la rivalidad.

Publicidad

A cara descubierta Mateo Marco Amorós Fotografía: Joaquín Marín No soy historiador, soy nada más que un profesor de Historia, en cuanto al nombre, no tengo otro, en ...
Miel de los cielos Mateo Marco Amorós / Uno de aquellos... Fotografía: Joaquín Marín Próxima la Navidad de 1890, Adolfo Clavarana publica en "La Lectura Popular" un ...
Preocupación Uno de aquellos / Mateo Marco Amorós Fotografía: Joaquín Marín Sintiéndonos privilegiados por aquello de que "a perro flaco, todo son pulgas", viv...
Cosa miserable Mateo Marco Amorós Fotografía: Joaquín Marín "Una vez que dije yo / 'me cago con el Alcalde' / cinco duros me costó, / que no me cagué de baldes."...
Zuloaga en París Mateo Marco Amorós / Uno de aquellos... Fotografía: Joaquín Marín En Madrid, en Recoletos, donde la Fundación Mapfre, se expone la colección "Zuloag...
Fular Mateo Marco Amorós / Uno de aquellos... Fotografía: Joaquín Marín Los biógrafos de Isadora Duncan dicen que el movimiento de las olas, contemplado...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*