Cambiemos Orihuela exige que el Ayuntamiento la “ruptura” con Caixabank como respuesta a los despidos masivos y el cierre de sucursales anunciados

El concejal de Cambiemos, Carlos Bernabé, en una imagen de archivo

La formación pide que se inicie un plan progresivo de cancelación de cuentas y depósitos, cesar en los trabajos con la entidad y trabajar con cajas de ahorro y cooperativas de créditos

Cambiemos Orihuela propone, como respuesta a los despidos masivos y el cierre de sucursales anunciado por Caixabank en toda España (8.291 despidos y 1.534 oficinas cerradas), que el Ayuntamiento de la localidad inicie un plan de «ruptura» con la entidad. Ello implica, según la formación, iniciar un plan progresivo de cancelación de cuentas y depósitos, cesar en los trabajos con la entidad y, en su lugar, mover recursos a través de las diferentes opciones de banca ética, cajas de ahorro y cooperativas de crédito que, según recuerda la formación, «no sólo es más justa, sino que en muchos casos puede ser incluso más rentable y ventajosa para el Ayuntamiento». Según afirma el concejal del grupo municipalista, Carlos Bernabé, esto afectaría a una cifra superior a los 11 millones de euros, según un primer análisis que desde el grupo han hecho de la Cuenta General del Ayuntamiento de 2019.

No obstante, «más allá del detalle de la cuantía, que no sería pequeño en cualquier caso, es evidente que el Ayuntamiento tiene capacidad no sólo para responder desde Orihuela a la violencia económica de la entidad, sino, sobre todo, la obligación de maximizar la rentabilidad del dinero público y vincular su uso financiero a entidades más justas y menos carroñeras», señala Bernabé. El concejal insiste en que «la privatización de Bankia era contraria al interés general de España y supone insistir en la misma lógica que dio lugar a la crisis económica de 2008: alimentar y premiar la economía especulativa y de casino». De ahí que la formación insista en la necesidad de explorar alternativas a ese modelo, también desde lo más cercano. Recuerdan, en ese sentido, que «en la provincia de Alicante se despedirá a 253 personas de una plantilla de poco más de 1.000». Algo que, junto al cierre de oficinas, sin duda, «afectará a Orihuela y la Vega Baja».

«Durante los últimos años, diversos Ayuntamientos han iniciado procesos para desvincularse de las entidades asociadas a la entidad financiera y trabajar más con banca ética y socialmente responsable». Una banca  que, según Bernabé, también es más rentable y cercana a la economía real. Así, el coportavoz de Cambiemos se ha referido al informe Las finanzas éticas y sostenibles en Europa (2008-2018) de la Fundación Finanzas Éticas. Según dicho informe, según Bernabé, «la banca ética destina más recursos a créditos que estimulan la economía real, tiene más equidad en sus salarios internos y no ha requerido los rescates y dopaje público propio del “hampa” financiera que domina España». Por  ello, la propuesta de Cambiemos es que el Ayuntamiento desarrolle un plan bien fundamentado desde el punto de vista técnico que permita no sólo «castigar» la privatización de Bankia que ha resultado en la nueva CaixaBank y los despidos y cierres de sucursales en toda España (también en la provincia de Alicante) sino «contribuir desde el Ayuntamiento a un modelo financiero más justo y al servicio del interés general, la gente corriente y las pequeñas y medianas empresas y cooperativas que sí generan riqueza real».

Desde Cambiemos apuntan que tenían en agenda desde hace algún un tiempo una propuesta en ese sentido, con una perspectiva general, que llevarán a Pleno durante los próximos meses. No obstante, consideran que «el anuncio de despidos y cierres de oficinas de Caixabank tras la privatización definitiva de Bankia, debería acelerar los movimientos del Ayuntamiento, empezando por esta entidad».

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*