Carácter silvestre

 Mateo Marco Amorós/ Uno de aquellos

Fotografía: Joaquín Marín

El veintiocho de marzo de 1942 en la prisión de Alicante murió Miguel Hernández. Murió o, como disgusta decir al hernandiano Jesucristo Riquelme, “lo murieron”. Así este año se cumplirá el setenta y cinco aniversario de la muerte del poeta. Instituciones, colectivos y particulares han anunciado actos y proyectos para conmemorar la efemérides. Sea por lo que sea esta manía de celebrar ciclos redondos, sean múltiplos de cinco o de diez, bienvenido sea lo que sirva para recordar a Miguel Hernández, “un deber de España, un deber de amor” que decía Neruda para el “muchachón de Orihuela”.

En estos días de fastos habrá quien reivindique –otra vez– apartar al poeta de los pastos, despojarle de panas y esparteñas, limar su carácter silvestre. Carácter que él mismo pasturó. Por ejemplo, cuando escribe a Juan Ramón Jiménez se presenta como “este pastor un poquito poeta.” Y en una nota enviada a Aleixandre firma como “Miguel Hernández, pastor de Orihuela”. Y así en otras ocasiones con otros. “En cuclillas, ordeño / una cabrita y un sueño.”

En 1930, José María Ballesteros, médico y cronista de Orihuela, sembraría esta imagen metiéndolo en el redil de los pastores poetas. Juan Sansano le denomina “humilde cabrero”. Giménez Caballero se referirá a él como “simpático pastorcillo caído esta Navidad por este nacimiento madrileño”. Arturo Serrano lo ve disfrazado de pastor-poeta por Madrid. “Poeta cabrero” registrará el Ayuntamiento de Orihuela al concederle una pensión. Neruda se dirige a él como “querido pastor”, “poeta de cabras”.

“Miguel Hernández, en la cárcel de su biografía” –título de un lúcido artículo del catedrático Prieto de Paula–, habrá que seguir reivindicando su poesía por encima de cagarrutas, esparteñas y bandos. Reconociéndole una biografía corta pero tan intensa que no debiera despistarnos de los versos, acaso explicarlos. Y si es por recuperar al escritor y poesía, podríamos empezar por dignificar esa entrañable “senda del poeta” que algunos están convirtiendo en botellón caminero, en francachela vergonzosa. Como aquella de la retaguardia intelectual que tanto irritó a Hernández. Retaguardia de festines, retaguardia de “mucha puta y mucho hijo de puta” que diría rudo el… poeta.

Publicidad

¿Cómo hacer que tu pc vaya más rápido? ¿Tu ordenador funciona cada vez más lento? El PC es un dispositivo que se considera imprescindible a día de hoy, en especial si lo utilizamos para tra...
Cómo ser más feliz Ser feliz es la meta por la que todos logramos, aunque no siempre conseguimos alcanzar. Cada persona tiene una forma diferente de concebir la felicida...
Consejos para diseñar un logotipo Diseñar un logo puede parecer fácil ¿verdad? Pues lo cierto es que detrás de este ícono de identidad visual se esconde mucho más que unas letras estét...
Eres el manantial de tu vida La mayoría de nosotros vivimos en un adaptado confort, a nivel psicológico, tenemos localizado un “pozo” de donde sacar “agua” que nos aporta cierta t...
¡Contradicciones, no! La Ley no se puede bordear Mariola Rocamora Gisbert Concejal de Seguridad Ciudadana Vaya por delante mi absoluto respeto al ejercicio de la acción sindical de los sindicatos...
El Arco Iris de Esparto Emilio Zaplana Polo Secretario LGTBI de la ejecutiva provincial del PSPV-PSOE de Alicante Secretario de igualdad de la ejecutiva local del PSPV-PSOE...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*