El Festival Internacional del Cante de las Minas de la Unión premia a Rojales por contribuir a la promoción del flamenco

La relación histórica entre Rojales y La Unión se verá plasmada con el hermanamiento entre ambos municipios

El Ayuntamiento de Rojales ha recibido el premio ‘Esteban Bernal Velasco’ por su labor en la promoción y difusión del flamenco. El acto se celebró este sábado en La Unión dentro de la programación de la 60 edición del Festival Internacional del Cante de Las Minas .

El alcalde de Rojales, Antonino Pérez, y la concejala de Cultura, Inmaculada Chazarra, recibieron el galardón de manos del alcalde de La Unión y presidente de la Fundación Cante de las Minas, Pedro López, y del propio Esteban Bernal, fundador del evento, quien a sus 91 años también recibió el nuevo premio que lleva su nombre.

Rojales ya ha sido sede de dos pruebas de selección de este prestigioso festival de flamenco, considerado como uno de los más importantes del mundo.

El municipio de la Vega Baja también es protagonista en esta 60 edición ya que se realizó un homenaje a Francisca Ortíz Martínez, como viuda del minero Sebastián Morales. La homenajeada es natural de Rojales y reside en La Unión.

El alcalde de Rojales, Antonio Pérez, indicó tras recibir el galardón que ambos muncipios vuelven a reencontrase: “Lo hizo ya hace muchos años por otras razones, cuando muchas familias de la Unión llegaron a Rojales por razones económicas o de salud buscando mejores condiciones de vida”. Pérez señaló que si nuestro compromiso con el festival era importante, a partir de hoy (el sábado) todavía lo es más. No os vamos a defraudar”.

Y añadió que “este reencuentro incluso podría ir más allá con el Hermanamiento de Rojales y La Unión”. En este sentido el primer edil de la ciudad Murciana, Pedro López, se dirigió a su homólogo de Rojales asegurando que “recojo tu guante. Acepto el hermanamiento”.

Reseñar por otra parte que la concejala de Cultura, Inmaculada Chazarra, destaca los lazos históricos entre ambos municipios ya que las diversas crisis mineras de La Unión-Cartagena obligaron a muchas familias a cambiar su lugar de residencia. Uno de los lugares de acogida – añade- fue Rojales debido a su huerta tradicional y a los cerros situados al sur del casco urbano donde los mineros y sus familias se asentaron y horadaron sus casas cuevas.

“Es un honor y todo un privilegio ser parte del festival del Cante de las Minas de la Unión, y todavía más que se valore nuestra contribución”, apostilla la concejala.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*