El Orihuela necesitado de puntos, recibe mañana en Los Arcos al Acero, penúltimo clasificado

Juan Manuel Riquelme recupera a tres jugadores de la larga lista de lesionados, para tratar de volver a la senda de la victoria mañana a las cinco de la tarde en Los Arcos ante el Acero en la undécima jornada de liga en el grupo VI de Tercera División.

 

El entrenador del Orihuela ha sufrido en las tres últimas jornadas para poder confeccionar un equipo titular en condiciones debido a las numerosas bajas por lesión. Hasta diez ausencias, muchas de ellas de jugadores importantes, llegó a cumular en los dos anteriores partidos. Sin embargo, para medirse mañana a las cinco de la tarde en Los Arcos al Acero, Riquelme recupera a Canillas, Carrión y Cañadas, lo que supone un importante paso a nivel anímico para la plantilla pese a que no estarán al máximo de sus posibilidades, tal como afirmó el propio técnico, en especial por la vuelta de Cañadas “porque es fundamental en ataque”, espetó Riquelme.

También estará en la convocatoria y posiblemente debute como local, el central Joaquín Pastor que fichó la semana pasada y ya jugó unos minutos en el anterior partido en Ribarroja. “El poco tiempo que estuvo en el campo puso mucha motivación, contagió al equipo y me gustó. La parte negativa es que llevaba dos meses sin competir, pero llega con mucha ilusión”, explicó el técnico.

Penúltimo clasificado

El Acero es penúltimo clasificado, en puesto de descenso, por lo que el Orihuela se ve en la obligación de sumar los tres puntos y ofrecer una digna imagen ante su afición. Sin embargo, no todo es lo que parece. El equipo de Sagunto, pese a su posición en la tabla, está confeccionado “para situarse entre los seis o siete primeros”, asegura Riquelme, porque “tiene jugadores muy importantes que pueden hacer mucho daño. Es un equipo que saldrá de abajo y espero que no sea esta semana ante nosotros”, advirtió el técnico del Orihuela.

Un equipo que no arriesga

En cuanto a la forma de jugar del Acero, el preparador oriolano explicó que se trata de un equipo “que no arriesga ni tan siquiera cuando juega en su casa, y mucho menos cuando está fuera. Se repliega atrás y trabaja mucho las segundas jugadas. Es muy peligroso porque aprovecha las pocas ocasiones que tiene, lo que hace que resulte muy complicado remontar si se pone con un gol a favor”. En ese sentido será “fundamental no empezar perdiendo como nos ha ocurrido en la mayoría de los partidos que hemos jugado esta temporada”.

A pesar de la posición que ocupa el rival, Riquelme asegura que “no nos vamos a relajar en absoluto porque conozco bien a la categoría y al Acero”.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*