Empresarios alicantinos y murcianos exigen la ampliación de la A7 y la mejora de la N332

Las patronales señalan que la falta de inversión en las carreteras de más tráfico de España lastra la competitividad de sus empresas

La Confederación Empresarial de la Provincia de Alicante (COEPA) y la Confederación Regional de Organizaciones de Empresarios de Murcia (CROEM) reclaman la necesidad de que las diferentes administraciones públicas inviertan en la mejora de las vías de comunicación de Alicante con Murcia y su conexión con Andalucía.

Según el presidente de COEPA, Francisco Gómez, la falta de inversión en el desdoblamiento de la carretera nacional 332 hacia el sur, como la parálisis en la ejecución del tercer carril de la A-7 desde el túnel de San Juan de Alicante “están causando graves daños a la economía de Murcia y de Alicante, puesto que nos lastra y nos resta competitividad a nuestras empresas, haciéndonos más vulnerables ante la competencia”.

Gómez  y Albarracín criticaron que después de un año desde el anuncio de la creación de un tercer carril en la autovía A-7 desde Crevillent hacia Murcia no se haya iniciado ni un solo metro de esta actuación. “Una situación muy grave porque para los alicantinos es la conexión más rápida con nuestros mercados de Andalucía”.

Desde su punto de vista esta es la prueba de una “falta real de compromiso del Gobierno de España con el sureste. Una situación de la autovía que es más grave a la vista de la lentitud con que se desarrolla también el Corredor Mediterráneo, puesto que el transporte por tren aliviaría el tráfico de esta autovía”.

Nacional 332

Los empresarios alicantinos y murcianos también se refirieron a la situación de la nacional 332, que es paralela a la costa y que conecta la Comunidad Valenciana con la región de Murcia. La situación de esta vía, muy transitada en temporada alta veraniega, fue calificada de “vergüenza” por parte Gómez. “La Generalitat debe de dejar de escurrir el bulto y ponerse a trabajar en lo que está pendiente, la circunvalación de Torrevieja y el desdoblamiento de esta vía hasta Alicante”, explicó.

Gómez señaló que la actual situación entre el Gobierno de España y el Consell valenciano la pagan miles y miles de ciudadanos cuyos desplazamientos son más lentos y más caros. “Y no hay alternativa ni capacidad de ningún gobernante de hacerse cargo de la situación de las localidades netamente turísticas como Santa Pola, Guardamar y Torrevieja, que sufren la mala imagen de una carretera peligrosa y colapsada”, añadió.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*