Orihuela reparará una tubería rota durante la DANA en Avenida Doctor García Rogel para evitar inundaciones en el Escorratel, El Palmeral y el polígono

El alcalde, Emilio Bascuñana, alerta de que el Ayuntamiento no ha recibido todavía ayudas y no se han construido las infraestructuras necesarias para hacer frente a un nuevo episodio de gota fría

El Ayuntamiento de Orihuela iniciará en breve la reparación de la parte del alcantarillado de la Avenida Doctor García Rogel que se rompió durante la DANA del pasado mes de septiembre, y que genera que cuando se producen lluvias intensas se anegue el barrio del Escorratel, el entorno del Palmeral y el Polígono Industrial Puente Alto, de las zonas más afectadas por las inundaciones.

Así lo ha explicado el alcalde, Emilio Bascuñana, y el concejal de Infraestructuras, Ángel Noguera, en una comparecencia a través de videoconferencia con la prensa en la que han estado acompañados por el gerente de Hidraqua, Juan José Alonso, y el edil de Emergencias, Víctor Valverde.

Según han detallado, las obras se iniciarán “en un par de semanas” y contarán con un plazo de ejecución de dos meses y un presupuesto de 90.000 euros que correrá a cargo del Fondo de Saneamiento de Hidraqua, que cuenta con dos millones de euros anuales para invertir en la ciudad.

Durante las graves inundaciones de septiembre se rompieron unos 40 metros de una tubería ubicada en la intersección de la Avenida Doctor García Rogel con la entrada al barrio de San Antón. Esto hace que le cueste drenar el agua y, por tanto, cuando se registran lluvias fuertes como las del pasado domingo se aneguen cocheras y bajos en el Escorratel, El Palmeral y el polígono que evacuan sus aguas a través de ese colector que desde el pasado mes de septiembre está “aplastado” en un tramo de 40 metros de longitud.

“Al no poder salir con normalidad el agua la estación de bombeo trabaja de forma sobrecargada y no somos capaces de achicar el agua que en muy poco espacio cayó sobre la zona”, ha explicado el gerente de Hidraqua, en relación al episodio que se vivió el domingo con las lluvias intensas caídas sobre el municipio.

Esta es la actuación más inminente que se va a ejecutar por parte del Ayuntamiento en materia hídrica pero también está prevista una actuación a corto plazo para remodelar la estación de bombeo del barrio del Escorratel “para hacerla más resistente a eventos de este tipo instalando bombas que no se atasquen con la cantidad de basura que llega a través de la red de alcantarillado”, ha señalado Alonso.

Más a medio plazo el Ayuntamiento trata de recuperar un proyecto de 2008 dentro del Plan Director de Pluviales para el casco urbano que contempla para el barrio de las Espeñetas la construcción de un colector que termina en el río Segura con unas medias de 2×2 metros, con una gran capacidad de evacuación. “Ese colector llega hasta el inicio del barrio pero la idea es continuarlo, atravesar todo el barrio, continuar por San Isidro a través de distintos brazos que vaya recogiendo toda la escorrentía que va bajando del Monte de San Miguel hacia el casco urbano”, ha indicado Alonso.

El proyecto contempla también la construcción de un sistema de compuertas “que se bajarían cuando el nivel del río sea muy alto y que sacaríamos el agua por un sistema de bombeo muy potente”, ha añadido.

Ayudas que no llegan

Infraestructuras que requieren de gran inversión y en este sentido el alcalde Emilio Bascuñana ha indicado que el Ayuntamiento está trabajando con fondos propios para hacer frente a estas necesidades pero necesita la ayuda estatal y autonómica para poder realizar grandes infraestructuras en materia hídrica que eviten una nueva DANA como la registrada el año pasado.

En este sentido, ha señalado que ha enviado sendas cartas al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y al autonómico, Ximo Puig, para exigirles actuaciones y los fondos prometidos para acometer estas infraestructuras. “Han pasado nueve meses de la DANA y seguimos sin tener esas infraestructuras. Tenemos incertidumbre porque septiembre está a la vuelta de la esquina”, ha dicho Bascuñana, quien ha lamentado que hasta la fecha “ni siquiera hemos recibido los fondos que el Ayuntamiento tuvo que poner de urgencia para hacer frente a la urgencia durante las inundaciones”.

Por su parte, la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) está ejecutando trabajos en el río Segura, también en su tramo por Orihuela, “pero no está afrontando las necesidades hidráulicas del municipio”, ha asegurado el regidor.

También puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*