Se fue el maestro

Mateo Marco Amorós / A cara descubierta

Joaquín Marín / Fotografía

“Como se fue el maestro, / la luz de esta mañana / me dijo: Van tres días / que mi hermano Francisco no trabaja. / ¿Murió?… Sólo sabemos / que se nos fue por una senda clara, / (…)”.

Con estos versos comienza el hondo poema que Antonio Machado dedicó al maestro Francisco Giner de los Ríos, alma de la Institución Libre de Enseñanza, alma que confiando en el papel fundamental de la Educación “soñaba un nuevo florecer de España.” Y son versos que queremos para nuestro maestro Francisco Ruiz Sáez. Que también se nos ha ido “por una senda clara”.

Hace unas semanas celebrábamos la jubilación de Paco Ruiz, don Paco y… La tarde de su entierro hasta lloró el cielo su marcha. Que lloren los cielos es tópico manido en las endechas; pero la otra tarde en Bigastro así fue. Un cielo de tristeza en un Bigastro triste. Triste por perder, tan pronto –siempre es pronto cuando la muerte nos arrebata a los mejores– a un marido, a un padre, a un maestro, a un buen ciudadano. Si a sus compañeros nos transmitió su buen hacer docente, también, como vecino de Bigastro, nos contagió el amor a su patria chica. A sus costumbres y a sus gentes. Y en su honor tendremos que recorrer las sendas trazadas por su insaciable curiosidad. Curiosidad del que precisa siempre aprender para bien enseñar. Y en su honor caminaremos entre azarbes y azarbetas, partidores y tablachos, acequias, sangradores e hijuelas… sintiendo su espíritu inquieto y amable. Su sonrisa nos la traerán los aires de poniente y pronto, el azahar, emborrachando de aromas los campos, portará la miel de su cordialidad. Y el canto de los pájaros en la madrugada, su educada voz. Sus expresiones de buen hombre. Su ser amable. Todo tendrá su alma.

Y mucho se nos ha quedado por hacer. Ojalá ese sol que todas las mañanas camino del Instituto vemos levantarse por Jacarilla y al atardecer descansar en las lindes de Murcia, ilumine y caldee las umbrías que nos deja su ausencia. Y sea siempre, dondequiera que esté, la ternura de su ser. Su bondad. Siempre.

Publicidad

Los cascos Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotogragía "¿Has traído los cascos?" Era la pregunta del tendero al hacer la cuenta. Cuent...
Gazapos A cara descubierta / Mateo Marco Amorós Fotografía / Joaquín Marín Si cuando publicamos nos amenazan las erratas, cuando hablamos o escribimos son...
La virtud de la municipales Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía A pesar de la dilatada resaca electoral permítasenos una reflexión al hilo de l...
Todas las familias infelices Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía "Todas las familias infelices" es el título de un reciente libro de Ramón Bas...
Bicicletas A cara descubierta / Mateo Marco Amorós Fotografía / Joaquín Marín Hubo un tiempo en el que la bicicleta era el medio de transporte más utilizado ...
Ruinas monumentales, ruinas históricas Mateo Marco Amorós / A cara descubierta Joaquín Marín / Fotografía Hay conceptos que los carga el diablo. Como las armas. Así los adjetivos para r...

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*