Usuarias de la Escuela Municipal de Danza reclaman soluciones para acabar con las interrupciones de las clases por las reiteradas bajas de la profesora

Las concejalía de Educación exige a Recursos Humanos que habilite una segunda plaza o busque soluciones a un problema que arrastran desde hace más de 3 años

Los padres y madres de los Escuela de Danza Municipal de Orihuela han comenzado el curso igual que lo terminaron. Con quejas por las continuas interrupciones de las clases a consecuencia de que la única profesora con la que cuenta el servicio causa baja médica de manera reiterada, lo que   imposibilita seguir un ritmo de clases normalizado. Una situación que se alarga desde hace más de tres años y para la que exigen una solución.

El curso arranca el próximo 21 de septiembre para más de 80 alumnas y alumnos y lo hará con su profesora titular de baja para lo que ya se cuenta con una profesora sustituta para empezar las clases. Las familias han solicitado al Ayuntamiento que sea esta docente la que se quede durante todo el curso para que las clases no se vean interrumpidas. Algo que vienen reclamando desde hace mucho pero que no se ha tenido en cuenta por parte del Consistorio.

La semana pasada se reunieron con la concejal de Educación, Begoña Cuartero, quien aseguró a este diario que ha solicitado en reiteradas ocasiones al área de Recursos Humanos que se solucione esta situación sin obtener una respuesta afirmativa. Por eso se acordó celebrar un encuentro con madres, padres, y el responsable del área responsable de las contrataciones, Rafael Almagro, en el que también esté presente la edil de Educación.

Las familias denuncian que pueden pasar semanas hasta que se sustituye a la profesora por lo que se corta el ritmo de aprendizaje además de que “existe conflicto con esta docente por lo que hay alumnas que dejan de asistir a clase cuando ella está”. Por eso exigen al Ayuntamiento que o bien busque la manera de dejar a la sustituta durante todo el año o bien cree una segunda plaza de docente para acabar con esta situación y mejorar el servicio, ya que actualmente una sola docente da clase de danza a más de 80 niñas de entre 7 y 17 años.

Las familias llevan años solicitando mejoras en la Escuela de Danza Municipal, que se presta dentro de las disciplinas del Conservatorio Profesional Municipal de Orihuela. El centro está en trámites de convertirse también en un conservatorio de danza, según recuerda Begoña Cuartero, lo que obligaría a la contratación de una segunda profesora.

Por su parte el concejal de Recursos Humanos ha asegurado a este medio que los que entiende que “los padres están cansado pero nosotros como administración solo podemos sustituir a esa persona con otra profesora durante el tiempo que haga falta”.

El edil considera que la petición de las familias “no puede ser en la administración pública” porque la profesora es una docente con plaza fija. “Uno que tenga una academia de danza privada lo puede hacer pero en la administración pública eso es imposible”.

Almagro también descartó crear una segunda plaza porque a su parecer “no se necesita y eso sería duplicar el mismo servicio solo porque una persona se va de baja”.

Sin embargo los padres y madres no están de acuerdo con que una sola profesora sea suficiente para atender a 80 alumnos y alumnas.

De momento, el tema divide a las concejalías de Educación y Recursos Humanos que se reunirán próximamente, junto con padres y madres, para acercar posturas y tratar de encontrar una solución.

También puede interesar

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*